Fernando Solís & Alicia Peña  
  Home
  Fer & Ali en Amar es para siempre
  Capítulos de Amar es para siempre
  Entrevista a Carlos García en el foro Amar en antenas revueltas
  Entrevista a Sara Casasnovas en el foro Amar en antenas revueltas
  Cartas desde el exilio
  Videomontajes de AEPS
  Reviviendo el pasado
  Siguiendo sus pasos
  => Capítulo I
  => Capítulo II
  => Capítulo III
  => Capítulo IV
  => Capítulo V
  => Capítulo VI
  => Capítulo VII
  => Capítulo VIII
  => Capítulo IX
  => Capítulo X
  => Capítulo XI
  => Capítulo XII
  => Capítulo XIII
  => Capítulo XIV
  => Capítulo XV
  => Capítulo XVI
  => Capítulo XVII
  => Capítulo XVIII
  => Capítulo XIX
  => Capítulo XX
  => Capítulo XXI
  => Capítulo XXII
  => Capítulo XXIII
  => Capítulo XXIV
  => Capítulo XXV
  => Capítulo XXVI
  => Capítulo XXVII
  => Capítulo XXVIII
  => Capítulo XXIX
  => Capítulo XXX
  => Capítulo XXXI
  => Capítulo XXXII
  => Capítulo XXXIII
  => Capítulo XXXIV
  => Capítulo XXXV
  => Capítulo XXXVI
  => Capítulo XXXVII
  => Capítulo XXXVIII
  => Capítulo XXXIX
  => Capítulo XL
  => Capítulo XLI
  => Capítulo XLII
  => Capítulo XLIII
  => Capítulo XLIV
  => Capítulo XLV
  => Capítulo XLVI
  => Capítulo XLVII
  => Capítulo XLVIII
  => Capítulo XLIX
  => Capítulo L
  => Capítulo LI
  => Capítulo LII
  => Capítulo LIII
  => Capítulo LIV
  => Capítulo LV
  => Capíutlo LVI
  => Capítulo LVII
  => Capítulo LVIII
  Capturas de Fernando y Alicia
  Análisis de las escenas
  Recuerdos a Fer y Ali en otras temporadas
  Videos promocionales de Amar
  Fernando & Alicia en el libro de Amar
  Videos Homenaje a Amar en tiempos revueltos
  Encuestas ganadas por Fernando y Alicia
  Las escenas más románticas de Amar
  Las mejores escenas de despedida en Amar
  Los mejores fotomontajes
  Último videomontaje
  Fernando Solís en Flores para Belle
  Fernando Solís en la cuarta temporada
  Videomontajes AETR I
  Videomontajes AETR II
  Videomontajes AETR III
  Enlaces de otros blogs
  Contacto
Capítulo XLVI

Capítulo XLVI


Al entrar en la habitación, Fernando ve a Alicia dormida y muy tranquila; no puede evitarlo y recuerda la imagen de Alicia al despertarse el día de su diecinueve cumpleaños. Aquel cumpleaños fue especial, no tenían nada, estaban escondidos, pero lo pasaban juntos. Aunque para Fernando siempre fue algo irreal, no podía permitirse creer en una vida junto a Alicia; no era justo para ella, ella debía poder seguir con su vida sin que se viera condicionada por tener que irse a Francia. Aun así, disfrutó junto a Alicia aquel lejano día de julio; no pudo comprarla nada más que una tarta y unas rosas blancas, no tuvieron una gran comida, no tuvieron una lujosa casa… Pero se tuvieron el uno al otro y en aquellos momentos era suficiente.
Fernando intenta dejar de pensar en el primer cumpleaños de Alicia que pasaron juntos; prefiere disfrutar el momento y no vivir en el pasado. Se tumba junto a ella y empieza a acariciarle el pelo; Alicia empieza a despertarse y se despereza.
-Mmmmm, buenos días amor.
-Feliz cumpleaños Alicia.
Se besan y sonríen.
-Gracias… ¡Quién nos iba a decir hace veinticinco años que podríamos celebrar juntos muchísimos más cumpleaños! Me alegro tanto de estar en tu tierra, de estar juntos aquí…
Se besan y están a punto de dejarse llevar por la pasión pero Fernando se frena, quiere darle el regalo y no tienen mucho tiempo porque Andrea y Sancho están esperando para pasar el día en la playa.
Saca un paquete que a simple vista se nota que es un libro, pero le ha costado mucho encontrar ese libro y está seguro que es un buen regalo. Además, en el salón ha puesto un jarrón con un ramo de rosas blancas y en medio una roja; a Alicia siempre le han gustado las rosas blancas así que el ramo no podía ser de rosas rojas.
-Alicia, feliz cumpleaños, espero que te guste…
-Fernando… ¡No tenías que haberme comprado nada! Vamos a quedarnos aquí un mes de vacaciones, eso es suficiente…
-No digas tonterías, un regalo en tu cumpleaños no puede faltar… Anda, ábrelo a ver si te gusta.
Empieza a rasgar el papel de regalo, sabe que es un libro pero no se imagina hasta que punto le va a gustar. Se empieza a ver la portada del libro, una portada simple y algo vieja, el libro es de hace años, se ve el autor del libro y no puede creérselo; sin terminar de desenvolver el regalo, pasa un dedo por encima de las letras, “Joaquín Peña”. Es un libro que su padre escribió poco antes de empezar la guerra, trata sobre los cambios de las leyes durante La República.
-Fernando… -su voz es apenas un susurro- ¿Cómo has conseguido esto? No sabía ni que existiese…
-Bueno… Tengo mis contactos… -ambos sueltan una carcajada y así, la emoción en los ojos de Alicia se alivia un poco- La verdad es que ha sido un poco difícil, pero ha merecido la pena por ver tu cara. Espero que te haya gustado.
Se acerca a besarle, no puede creer que Fernando haya encontrado un viejo libro de su padre que ella ni conocía.
-¿Cómo no va a gustarme? No me esperaba esto…
-Pues aún hay más… Vayamos al salón…
Alicia le mira con suspicacia, todos los años una parte del regalo es un ramo de rosas blancas así que va al salón sabiendo qué se va a encontrar.
Andrea y Sancho la felicitan y abrazan mientras ella ve el jarrón con las rosas; se acerca a oler las rosas y descubre la roja.

-¡Son preciosas! Muchas gracias Fernando.
-Supuse que esperabas las rosas después de tantos años, así que quise que fuera algo distinto… Ya te dije aquel primer cumpleaños que podían ser rojas pero como tus favoritas son las blancas…
Ambos sonríen y Alicia se acerca a su hija.
-Felicidades Andrea, espero que tu diecinueve cumpleaños sea muy feliz, tanto como yo lo fui con tu padre hace veinticinco años…
Andrea abraza a Alicia, sigue tan emocionada como cuando abrió el regalo de su padre.
-Felicidades a ti también, mamá. Me alegro de pasar nuestro cumpleaños aquí, en este pueblo, en la playa, los cuatro juntos… Seguro que será uno de los mejores de mi vida.
-Veo que ya has abierto el regalo de tu padre, –Alicia sonríe- no te creas, no me ha dejado leerlo, es un regalo exclusivo para ti… Sé lo que es, pero solo lo puedes leer tú. Toma –le da un paquete muy pesado que Andrea posa en la mesa para abrir- este es mi regalo, espero que también te guste…
Está intrigada, sea lo que sea pesa bastante; rasga el papel y ve una caja en la que está dibujada una máquina de escribir. Abre el paquete y ve la máquina; no se lo puede creer, es la que quería desde hacía años. Siempre había podido utilizar la de su madre, pero no era lo mismo que tener una propia; además, la que le había regalado su madre era de las mejores que había en ese momento, incluso desde que trabajaba estaba ahorrando para comprarla.
-¡Mamá! ¡Es preciosa! –abraza a su madre- No me puedo creer que me la hayas comprado. Muchas gracias.
-No hay de qué hija, estoy segura que escribirás mucho y muy bien con esta máquina, te servirá para tu futuro.
Besa a su madre rápidamente, ha llegado su turno de repartir regalos y no todos son de su parte.
-Mamá, yo también tengo algunos regalos para ti…
-Pero… ¿Estás loca? ¿Dónde vas con tantos paquetes?
-No son todos míos… Toma, este es de la prima Mati, me lo dio hace algunas semanas pero me dijo que no te dijese nada.
Alicia lo coge sorprendida, hay una pequeña nota junto al paquete; primero abre el regalo y no puede creerse lo que ve. Recuerda perfectamente el momento en que su tía Regina le prestó el collar de la bisabuela; esa noche esperó a que Fernando fuera a buscarla para ir a la fiesta de Numancia pero no apareció… Así que finalmente no pudo lucir aquel precioso colgante.


No le salen las palabras así que se decide a leer la nota para ganar tiempo.

 “Querida prima, en tu 44 cumpleaños te deseo lo mejor, que todos tus sueños se cumplan aunque creo que ya se han cumplido… Me gustaría compartir este día con tu familia y contigo, pero sé que es algo muy difícil. En mi última carta no te dije nada de mi pequeño regalo, quería que fuese una sorpresa. Sé que vas a decir que no puedes aceptarlo… Acéptalo por favor. Cuando estuvimos mal de dinero mi madre jamás consintió que esta joya de la familia se vendiese, yo he podido llevarla en varias ocasiones y ahora tiene que ser tuyo. Recuerdo perfectamente el día en que mi madre te lo prestó, ojalá ese día hubieses podido lucirlo. También recuerdo la punzada de celos que sentí cuando te lo vi puesto porque mi madre nunca me lo había prestado a mi… ¡Cuánto he cambiado estos años! Era una niña en aquel entonces…
Ya que la primera vez no pudiste lucirlo, espero que ahora puedas ponértelo las veces que quieras. Es tuyo, es el regalo que quiero hacerle a alguien a quien acabo de rencontrar en mi vida. Alicia, tu familia y tú siempre seréis bien recibidos en mi casa, aunque sea complicado, me gustaría que pudiésemos volver a reunirnos. Mientras tanto, no te olvides de esta prima que sigue recordándote y queriéndote.
Un beso muy fuerte y ¡Feliz cumpleaños!
Mati”

Acaba de leer la nota y las lágrimas ya corren por sus mejillas, acaricia el collar y le guarda junto a la nota en un cajón a la espera de una ocasión para estrenar aquel colgante.
-Fernando, ¿recuerdas aquella vez que ibas a pasar a buscarme para ir a la fiesta de Numancia pero no viniste?
-¿Hasta cuándo me lo vas a estar recordando? –Fernando se queda pensativo- Ojalá hubiese podido ir…
-No te lo digo por eso tonto, –le da un suave golpe- ese día mi tía me prestó el colgante que me ha enviado mi prima; es un colgante de nuestra bisabuela… Nunca pensé que todavía lo conservase y mucho menos que me lo iba a regalar a mí…
Fernando la abraza, Andrea también está emocionada pero quiere centrarse porque aún le queda un regalo que entregar que no es suyo.
-Mamá… Siento no dejarte tiempo para que te recuperes de la emoción, pero quiero dártelo ya porque yo tampoco sé lo que es… La semana pasada, investigando en los archivos de la revista “Sucesos” encontré un artículo que firmaba Camilo Espinosa y al preguntar por él… Bueno, el caso es que estuvimos hablando, le dije quién era mi madre, que pronto vendría a España a pasar el mes de julio… Y quiso darme esto para ti; me dijo que era algo que tú ya habías tenido pero que ahora era más real.
Alicia la escucha boquiabierta, no había sabido nada de Camilo desde que se despidieron en Madrid.
Deja el paquete, que también parece un libro, encima de la mesa junto al jarrón y abre con prisa el sobre; quiere saber qué ha sido de Camilo después de tantos años.

“Mi queridísima Alicia, no sabes la alegría que me ha dado conocer a tu hija y poder volver a saber algo de tu vida. Durante estos años he pensado muchas veces en intentar encontrarte, pero nunca me atreví a dar el paso; nos pasaron tantas cosas durante aquel curso en el que nos conocimos… Sé por tu hija que finalmente dejaste a Álvaro y volviste a París en busca de la vida que querías tener. No sabes cuánto te admiro por ello; yo sigo sin atreverme a seguir mis deseos… Pero dejemos de hablar del pasado y de cosas tristes; tengo que decirte que desde hace un par de años estoy en Madrid trabajando de periodista, aunque por mi cuenta… De momento no tengo trabajo fijo; sé que tu hija está estudiando periodismo si necesita cualquier cosa dila que venga a verme, estaré encantado de ayudarla en todo lo que pueda… Quise enviarte un regalo, algo que ya has tenido entre tus manos pero que no era real. No quiero dar más rodeos; te envío una copia de “Si tú me dices ven, lo dejo todo”, la rescribí hace ya algunos años, a mediados de los 50, sigues siendo la protagonista, nunca nadie me ha inspirado como tú lo hiciste… En 1949, te dije que volvería a escribirla contando la verdad, aquí la tienes, con el mismo título porque estoy seguro que si alguien especial te hubiese dicho “ven”, habrías dejado todo y habrías ido sin dudar… Estoy pensando en escribir un prólogo y enviarla a alguna editorial a ver qué pasa, pero creo que es muy difícil que me la publiquen, no pasará la censura… De todas formas no pierdo la esperanza; espero que no te moleste que siga tomando prestada tu esencia en mi novela; recuerdo tanto el momento en que te conocí, lo que me hiciste sentir… Yo sigo tan confundido como cuando me conociste, pero algo es seguro, tú y solo tú eres capaz de inspirarme para escribir. Espero que disfrutes de la lectura de mi novela tanto como disfrutaste la primera.
Feliz cumpleaños, espero que tus deseos se cumplan y que podamos volver a vernos después de tantos años.
Un fuerte abrazo, Camilo”

Alicia no se había dado cuenta que Fernando la había cogido la mano mientras leía la carta; ahora no reacciona, siempre quiso volver a saber de Camilo pero, al igual que él, nunca se había atrevido a buscarle en serio. Desenvuelve nerviosa el paquete, en la portada ve el título en relieve y pasa el dedo sobre él, la imagen de la portada es un retrato de una chica que se parece a Alicia cuando ella tenía 18 o 19 años. Abraza el libro contra su regazo pero enseguida vuelve a la realidad; no quiere que todos estén pendientes de ella.

-Un libro inspirado en mí después de que quemase su primera novela… Gracias hija por traerme estos regalos, han pasado tantos años desde que pasé mi primer cumpleaños en Madrid.
-Mamá, este es mi regalo… Después de los regalos de papá, de la prima Mati y de Camilo no creo que esté a la altura, pero espero que te guste.
-No digas tonterías; seguro que está a la altura.

Alicia coge el paquete que le tiende Andrea, lo abre con cuidado y descubre un álbum de fotos; en la portada hay un título “Fernando & Alicia un amor más allá de los convencionalismos”; en la primera página hay una foto de los dos con Andrea de recién nacida debajo de la foto, una frase “Cuando yo llegué, vuestro amor ya había superado innumerables obstáculos”. Alicia se emociona a ver la foto y la inscripción; al pasar la página ve una foto suya de recién nacida y una foto de Fernando también de recién nacido, debajo de las dos fotos, la frase “Aunque con algunos años de diferencia, nacisteis para estar unidos”, en las siguientes tres páginas Alicia ve fotos de su infancia y adolescencia y las de Fernando con frases parecidas. Los dos están emocionados y, aunque intentan disimularlo, tienen los ojos brillantes por las lágrimas que no dejan salir; además, Fernando está sorprendido porque no tiene ni idea de dónde ha podido sacar las fotos de su infancia. Llega a una página donde ya están juntos; es una foto de la excursión que hicieron para ir a ver a Carlos, ambos bien vestidos, sonrientes; debajo de esa foto, la frase “Aunque intentasteis evitarlo, estabais hechos el uno para el otro”. Sus ojos ya no retienen las lágrimas mientras pasa la página y se encuentra con una foto solo suya, esa foto se la hizo el fotógrafo en aquella sesión que improvisaron en Numancia, sale sonriente y con un sombrero elegante, debajo de la foto, la frase “Guapa, comprometida y con ideales; la mujer perfecta en la que fijarse”. En la página de al lado ve una foto de Fernando trajeado, del Fernando productor de cine; debajo de la foto la frase “Misterioso, luchador y con ideales; la mezcla perfecta para que una mujer se fije en él”. Andrea no deja de sonreír mientras ve a sus padres emocionarse viendo el álbum de fotos; quería que el regalo de este año fuese especial porque ha sido el primer año que ha estado fuera y les ha echado mucho de menos. Alicia sigue descubriendo su regalo; al pasar a la siguiente página, ve el recorte del periódico francés donde conoció la noticia del fusilamiento de Fernando y al lado una foto suya de esos días angustiosos; debajo de las fotos, la frase “Hubo momentos en los que todo parecía perdido”. Alicia pasa el dedo sobre el recorte de periódico; ahora todo parece lejano, pero en ese momento pasó los peores días de su vida; Fernando la abraza por detrás y con la fuerza que le da, decide pasar la página. En la página siguiente vuelven a estar juntos, es una foto grande que ocupa las dos páginas; se la sacaron cuando se rencontraron en España para la misión, debajo la frase “El destino os volvió a unir después de un tiempo intentando rehacer vuestras respectivas vidas”. A partir de esa página, había fotos de su vida en común en París; alguna de los tres, otras de ellos dos, otras de Alicia sola. La última página es una foto de los tres, de la reunión que hicieron para despedir a Andrea cuando se iba a estudiar a Madrid, los tres aparecen sonrientes pero con los ojos brillantes que delatan la emoción del momento, debajo de la foto, la frase “Una familia que, a pesar de no estar siempre juntos, se quieren por encima de todo”. Alicia cierra el álbum tras unos segundos mirando la última foto.

-Hija… -la abraza antes de seguir hablando- Es el mejor regalo que me han hecho nunca… Es precioso… ¿Cómo as conseguido todas estas fotos?
-Bueno… Quiero ser periodista ¿no? Tengo que tener mis fuentes –los cuatro se ríen y Andrea guiña un ojo a Sancho, que había permanecido en segundo plano-, las fotos de cuando papá era pequeño las localicé gracias a que Sancho rebuscó entre las cosas que tenía de su padre y encontró una carta donde se decía que las fotos de la familia Rosales las tenía una vecina… Joel vino aquí hace un par de semanas como si fuese periodista en busca de una noticia y pudo conseguir las fotos… Y bueno, las tuyas me las dio la prima Mati, cuando te fuiste de casa de tus tíos todas tus cosas se quedaron allí, tiraron todo menos las fotos que dejaste, así que me las pudo dar…
-Eres increíble Andrea –ahora es Fernando quien la abraza.
Alicia toma las riendas de la situación, después de tantas emociones necesita relajarse un poco.
-Bueno, dejémonos de tanta charla… ¿No íbamos a pasar el día en la playa? Pues pongámonos en marcha.
Los cuatro salen de la casa y en menos de diez minutos están llegando a la playa.
_________________________________________________
*En el libro "Si tú me dices ven lo dejo todo" de Adolfo Puerta se dice que Camilo lo escribe en los 50 y que escribe un prólogo para la edición de 1979; yo he querido adelantarlo un poco para incluirlo en el relato como regalo para Alicia porque la Alicia del libro me recuerda mucho a la Alicia que vimos en la cuarta temporada.





Comentarios hacia esta página:
Comentado por:29-08-2012, 10:31 (UTC)
relatosnoa
relatosnoa
Offline

Gracias Paloma!!!!! Este ha sido uno de los que más me ha costado escribir, son tantas emociones juntas... Ayyyy la tercera, jooo se echa tanto de menos a los personajes!! Ojalá Amar volviese a ser lo que fue... Un beso!!!

Comentado por Paloma, 28-08-2012, 19:17 (UTC):
Hacia mucho que no entraba y me he puesto al dia con tu relato y este capitulo en concreto me ha emocionado jo que recuerdos de la tercera temporada con lo buena que fue y donde ha ido a parar "Amar en tiempos revueltos", gracias Noa por hacernos recordar.



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu página web:
Tu mensaje:

Enlaces de otros Blogs  
  Canal Noaproductions
Videos sobre Fernando Solís
(0 in 1135 out)

Slayer is watching
Blog de Slayer
(0 in 1036 out)

Zona Sara Casasnovas
Blog dedicado a la actriz gallega Sara Casasnovas
(0 in 1237 out)

Relatos Noa 2
Página secundaria de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de la tercera temporada
(0 in 910 out)

Relatos Noa 3
Página secundaria de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de la tercera temporada
(0 in 811 out)

Relatos Noa 4
Página secundario de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de AEPS
(0 in 778 out)

Fer y Ali en AEPS
Canal de dailymotion con videos de Fernando y Alicia en Amar es para siempre
(0 in 1301 out)

Debe quedarse este link aquí?
Entonces inscríbete aquí:
=> Inscripción
 
¿Te ha gustado esta página? ¡Compártelo!  
   
Publicidad  
   
Novedades  
  19/03/17 Nuevo videomontaje: "Fernando & Alicia: "Espantaste a mi dolor"
29/04/15 Epílogo final del relato "Cartas desde el exilio"
20/10/14 Incluido apartado de la entrevista a Sara Casasnovas en el foro Amar en antenas revueltas
13/08/14 Incluido apartado de la entrevista a Carlos García en el foro Amar en antenas revueltas
22/01/14 Actualizada información sobre la encuesta de la web de Amar en Antena 3
08/09/13 Añadidos videos recopilatorios de las mejores escenas de Fernando & Alicia en Amar es para siempre
04/09/13 Añadidas capturas del capítulo 165 de AEPS en http://relatosnoa4.es.tl/
04/09/13 Añadidas escenas de los capítulos 163, 164 y 165 de AEPS
 
Hay 202286 visitantes ¡En RelatosNoa!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=