Fernando Solís & Alicia Peña  
  Home
  Fer & Ali en Amar es para siempre
  Capítulos de Amar es para siempre
  Entrevista a Carlos García en el foro Amar en antenas revueltas
  Entrevista a Sara Casasnovas en el foro Amar en antenas revueltas
  Cartas desde el exilio
  Videomontajes de AEPS
  Reviviendo el pasado
  Siguiendo sus pasos
  => Capítulo I
  => Capítulo II
  => Capítulo III
  => Capítulo IV
  => Capítulo V
  => Capítulo VI
  => Capítulo VII
  => Capítulo VIII
  => Capítulo IX
  => Capítulo X
  => Capítulo XI
  => Capítulo XII
  => Capítulo XIII
  => Capítulo XIV
  => Capítulo XV
  => Capítulo XVI
  => Capítulo XVII
  => Capítulo XVIII
  => Capítulo XIX
  => Capítulo XX
  => Capítulo XXI
  => Capítulo XXII
  => Capítulo XXIII
  => Capítulo XXIV
  => Capítulo XXV
  => Capítulo XXVI
  => Capítulo XXVII
  => Capítulo XXVIII
  => Capítulo XXIX
  => Capítulo XXX
  => Capítulo XXXI
  => Capítulo XXXII
  => Capítulo XXXIII
  => Capítulo XXXIV
  => Capítulo XXXV
  => Capítulo XXXVI
  => Capítulo XXXVII
  => Capítulo XXXVIII
  => Capítulo XXXIX
  => Capítulo XL
  => Capítulo XLI
  => Capítulo XLII
  => Capítulo XLIII
  => Capítulo XLIV
  => Capítulo XLV
  => Capítulo XLVI
  => Capítulo XLVII
  => Capítulo XLVIII
  => Capítulo XLIX
  => Capítulo L
  => Capítulo LI
  => Capítulo LII
  => Capítulo LIII
  => Capítulo LIV
  => Capítulo LV
  => Capíutlo LVI
  => Capítulo LVII
  => Capítulo LVIII
  Capturas de Fernando y Alicia
  Análisis de las escenas
  Recuerdos a Fer y Ali en otras temporadas
  Videos promocionales de Amar
  Fernando & Alicia en el libro de Amar
  Videos Homenaje a Amar en tiempos revueltos
  Encuestas ganadas por Fernando y Alicia
  Las escenas más románticas de Amar
  Las mejores escenas de despedida en Amar
  Los mejores fotomontajes
  Último videomontaje
  Fernando Solís en Flores para Belle
  Fernando Solís en la cuarta temporada
  Videomontajes AETR I
  Videomontajes AETR II
  Videomontajes AETR III
  Enlaces de otros blogs
  Contacto
Capítulo XLVIII

Capítulo XLVIII


Sancho y Andrea están entrando en casa mientras en el exterior está amaneciendo; entran a la cocina y ven a Fernando y Alicia que están desayunando. Ninguno de los cuatro ha dormido y además están cansados, pero no lo reconocen.
Sancho le enseña las fotos a Fernando y además le da algo que Fernando no espera; es una pequeña libreta amarillenta. Fernando antes de abrirla recuerda cuando escribió en ella por última vez, tendría unos 9 años y en la escuela les habían preguntado qué querían ser de mayores, él contestó algo que la profesora no esperaba “yo quiero ser alguien que conozca bien a las personas, que entienda lo que piensan y pueda saber por qué lo piensan”. La profesora habló con su madre y le dijo que no era normal que un niño de 9 años expresase ideas de la forma que él lo había hecho. Fue cumpliendo años y nunca volvió a escribir en la libreta. Creció, tuvo que ponerse a trabajar para ayudar en casa, intentó aprender todo lo que pudo, y de repente llegó la guerra, si en algún momento de su adolescencia había pensado estudiar una carrera o formarse para el futuro, esa idea acabó cuando España entró en guerra. Como muchos españoles, tuvo que defender con las armas todo lo que había logrado la República, les empujaron a defenderse de un ataque contra la libertad, contra la legalidad. Después de la guerra llegó el exilio, los campos de concentración, la Resistencia, perderse a sí mismo después de perder a Belle, la lucha contra el régimen franquista… Si hacía balance de su vida, siempre estaba presente la lucha, y es irónico porque aunque sí tenía conciencia social, antes de la guerra nunca había pensado dedicarse tan activamente a luchar. Hubiese sido de los que tratan de cambiar el mundo con pequeños actos, haciendo más fácil la vida de quienes le rodean; pero estalló la guerra y tuvo que posicionarse. Ahora le quedaba tan lejos el inicio de todo…
Alicia, al ver que él no reacciona, le quita la libreta de las manos y le mira, él asiente dándole permiso para abrirla. Lo primero que Alicia ve es una foto de Fernando con una mujer que imagina que es su madre. En ese momento Fernando coge la libreta y empieza a contarles todo lo que recuerda de cuándo escribía en ella. Acaba de terminar de contar por qué escribió lo último y Andrea coge a su padre de las manos.
-Papá, ¿no has pensado en recuperar alguno de los sueños que tenías cuando eras niño?
-Ay hija, los sueños solo son eso, además, son los jóvenes los que debéis cumplir vuestros sueños… Yo ya soy muy mayor para perseguir sueños…
-Fernando, no digas tonterías –Alicia se acerca a los dos- nunca es tarde para hacer realidad un sueño… Además, estoy segura que serías un gran psicólogo… Por decir una profesión ¿eh? Hay más profesiones en las que conoces a las personas… ¿Nunca te informaste sobre ello?
Fernando se revuelve nervioso, claro que se interesó por saber qué podría estudiar, a los 15 años seguía siendo un soñador y le seguía interesando conocer a las personas. A esa edad ya había presenciado el episodio de las bofetadas al padre de Pilar, siempre quiso entender por qué alguien se creía con el derecho de maltratar a otra persona solo por ser su jefe. Pero no quiere reconocerlo, no sabe qué pensarán de él y tampoco quiere sentirse ridículo por planteárselo a esas alturas de su vida. Ya ha cumplido más de medio siglo, él no tiene nada que hacer frente a los jóvenes, deben ser ellos los que cumplan sus aspiraciones.
-Fernando… Después de tantos años te conozco tan bien que sé que no quieres contestar… ¡Venga, que estás en familia!
-Esta bien… Con 15 años fui a preguntar a un profesor universitario que era vecino del barrio… Estuve más de dos horas hablando con él, y la verdad es que hubo una carrera que me llamó mucho la atención… Sociología… Me gustaba eso de estudiar a cada colectivo en su contexto, cada generación con sus propias características…
-¡Papá, seguro que en París puedes estudiarlo! Además, creo que algunos de los grandes filósofos son considerados los mejores sociólogos y seguro que esa parte ya te la sabes un poco…
Fernando se ríe ante los ánimos de su hija.
-Pero es una tontería, ¿cómo me voy a poner a estudiar con 56 años? ¡Es una locura!
-¿Y desde cuando hacer locuras es malo?
Las dos le animan, sabe que va a tener difícil negarse, madre e hija son demasiado cabezotas; además, en el fondo, necesita que alguien le empuje a hacerlo porque a estas alturas de su vida piensa que no puede dedicarse a estudiar.
-Bueno, me lo pensaré, pero no os prometo nada… Y ahora deberíamos irnos a dormir todos, que vosotros dos habéis estado toda la noche sacando fotos y seguro que tenéis que estar cansadísimos.
Se van a dormir los cuatro, Fernando se mete en la cama con una nueva ilusión, quizá sea algo infantil pero le gusta pensar que podría hacerlo, que puede retomar algo que en su pasado quedó pendiente, con esa ilusión se queda dormido junto a Alicia que no deja de sonreír por el maravilloso día de cumpleaños que ha pasado.

 

 

 

Finales de mes

La semana que pasó Sancho en el pueblo fue muy emotiva, el pasado no dejó de estar presente, pero también lo estuvo el presente y el futuro. La relación de Sancho y Fernando se afianzó durante aquellos días, salieron a pasear por el pueblo, Fernando le contaba anécdotas sobre los lugares que iban viendo, se conocieron más… Sancho sacó unas fotos impresionantes de los paisajes de aquella costa cántabra; la playa, las montañas, la naturaleza, a la gente del pueblo… Se llevaba muchos recuerdos de aquel pueblo al que pensaba volver en cuanto tuviese oportunidad. A final de verano volvería a España, más concretamente a Madrid para pasar unos días con su hijo y estaba pensando en traer al niño al pueblo para que él también lo conociese. Fernando, durante aquel mes había podido rencontrase a sí mismo, había pensado mucho en su infancia, en la familia de su padre, en su adolescencia, en las decisiones que tomó… Poco a poco fue pensando seriamente en estudiar, no hacía daño a nadie estudiando una carrera, podría realizar un deseo de cuando era joven, podría recuperar una parte de su vida que la guerra le arrebató. Había decidido que cuando llegaran a Francia iba a informarse para comenzar el curso. Alicia y Andrea habían disfrutado mucho viendo a Fernando retomar parte de su vida, estaban muy orgullosas de él, además les entusiasmaba el paisaje de aquel pueblo y sus gentes, en general era gente extrovertida, amable, recelosos de su intimidad por no dar que hablar pero a la vez muy generosos con sus vecinos. Les habían acogido muy bien y ellas se sentían como en casa. Había pasado el mes sin que se diesen cuenta, tenían que volver a Francia, en el caso de Alicia y Fernando era volver al trabajo, a Andrea aún le quedaban dos meses para volver a las clases y a su trabajo de traductora. Para ella el mes de agosto en París serían otras vacaciones, además Joel ya estaba en París esperándoles así que tenía ganas de ir. En menos de un mes sería el homenaje a los extranjeros que participaron en la Resistencia, tanto Joel como Sancho estarían presentes.
Acaban de terminar de recoger las cosas y salen de la casa, se despiden de algunos vecinos y Pilar les acompaña hasta el autobús. Antes de marcharse, Pilar y Fernando se funden en un abrazo con la promesa de seguir en contacto, de no perder la amistad que acaban de recuperar. El viaje será largo, primero en autobús hasta Santander, después en tren hasta Barcelona, y de ahí cogerán un autobús hasta París. Pero a pesar de lo cansado del viaje, les ha merecido la pena porque el mes ha sido muy intenso.

Hace un rato que han cogido el autobús que les llevará a París, Andrea y Fernando están dormidos, Alicia no quiere dormir. Saca el libro de Camilo y empieza a leerle; tiene ganas de saber qué historia ha podido escribir inspirándose en ella otra vez.
Las horas pasan volando, Alicia está enfrascada en la lectura y apenas se entera de que ya han pasado la frontera. Es una novela trepidante, una novela negra que cuenta la realidad de los barrios marginales de los 50; cuenta la historia de Allende, el apodo que le pone Camilo a Alicia, acaba de ganar su primer caso y Camilo y ella van a esperar a su defendido a la salida de la cárcel. Camilo en la novela está enamorado de Allende, Alicia entiende en ese momento que Camilo en su nota dijese que seguía tan confundido como cuando se conocieron. Todo se complica cuando conocen a Sierra, un combatiente anarquista y se ven envueltos en una disputa entre bandas. Allende quiere ayudar a Sierra, llegan a un punto en que Camilo le pregunta a Allende si va a arriesgar su vida por alguien que no tiene remedio y Allende contesta:
“-Mi padre lo hizo. Sacrificó su puesto en la universidad, su prestigio, para luchar por la República. ¿Por qué no lo voy a hacer yo?”
Cuando lo leyó, se le saltaron las lágrimas, recordar todo lo que pasó su padre, todo lo que pasaron tantos españoles y que nadie lo recuerde…
Además, a Alicia le gusta mucho que Sierra se parezca tanto a Fernando en ser un personaje luchador, que no se rinde, aunque hay otras cosas en que son totalmente distintos…

El Camilo de la novela, en un momento dado, se quiere ir para no estar en peligro, pero piensa que Sierra no dejará ese cabo suelto, Allende le dice que no es un monstruo y Camilo responde y después reflexiona:
“-Quizá no, en su mundo.
De inmediato me arrepentí de mis palabras. Sierra no era un monstruo, ni en este mundo ni en ningún otro; era tan sólo un hombre que había luchado y había perdido. ¿Cómo podíamos olvidarnos así, tan fácil, tan pronto, de aquellos que se jugaron la vida y, peor aún, la libertad por conseguir un lugar donde vivir con dignidad y sin miedo?”
Ese párrafo a Alicia le recordó tantas cosas… Tantas veces que tuvo que escuchar que Fernando era un asesino, un terrorista, que no se merecía seguir viviendo… Lo que más le gusta a Alicia es que Camilo en el fondo siempre supo lo que pasaría… Allende parece que trata de buscar un hombre que se parezca a alguien que conoció en el pasado, además, al igual que le pasó a ella con Fernando, Allende se conforma con disfrutar de su historia con Sierra mientras dure.
Camilo en la novela hace que Álvaro muera a manos de los que les están persiguiendo; Allende no parece afectada… Eso entristece mucho a Alicia porque cree que si no se hubiese ido de España seguramente se hubiese convertido en alguien muy parecida a Allende, alguien dura, a la que no le afecta nada… Recuerda que los últimos meses con Álvaro su relación fue de mal en peor desde que creyó que Fernando había muerto. Camilo describe tan bien a esa Allende que parece que Alicia está mirando en su pasado. En el final, Allende se va con el hijo de Sierra a Francia, él se muere, pero Camilo deja entrever que Allende buscará a su primer amor, que también huyó hacía unos años. Allende recuerda a un hombre que quiso y Alicia sonríe para sí:
“-Mientes. Me recuerdas a otro hombre que conocí… que quise hace años. Yo acababa de empezar a estudiar. No hacía ni meses que había regresado a España. Me enamoré. Él mentía con la misma falta de escrúpulos con que lo haces tú.
-¿Tu marido?
-No.
-Claro, tú no hubieras podido casarte con un mentiroso, ¿no es eso?
Allende calló por un rato. Para alguien que, como yo, conocía todas las inflexiones de su voz, el sentido de sus pausas, quedó muy claro que, no solo hubiera podido casarse, sino que además ahora pensaba que hubiera debido casarse.
-Mi marido no necesitaba engañar; siempre fue lo que era. Un profesor de algo tan poco comprometido como el derecho romano. Probablemente por eso eligió en su momento la asignatura: le permitiría ser puro. Prefería creerse puro a cualquier otra cosa. Sólo quería que le admiraran. Por su pureza y por su firmeza. Es fácil vivir de acuerdo con tus propias reglas cuando lo único en juego es… el derecho romano.
-Una forma de ser.
-Sí, pero… significa que no crees en nada. El otro, el hombre del que te hablo, creía en cosas, quería algo y no le importaba lo que pensaran de él con tal de conseguirlo. Pasaba, por ejemplo, por superficial, frívolo, por empleado sumiso…
-Y era todo lo contrario, claro.
-Le pegaron un tiro por atentar contra Franco”

Le gustó mucho leer esa parte, esa referencia tan clara a Fernando le gustaba, era lo que le hacía pensar que la Allende que Camilo describe sigue buscando a alguien que se parezca a ese hombre que recuerda.
También le parece muy objetivo por parte de Camilo no dejarse llevar por el cariño que le tenía a Álvaro; dice cosas muy duras de él, pero en el fondo tiene razón. Hasta que ella no se cruzó en su vida, Álvaro no se comprometía con nada; y no es nada malo porque hay gente que aspira a poder sobrevivir, pero no le gustaban esos aires que se daba Álvaro cuando hacía algo por alguien. Le seguía, pareciendo muy triste en qué se convertía Allende, y piensa que si llega a soportar más tiempo una convivencia difícil, un matrimonio que no le aportaba más que recuerdos, podría haberse convertido en esa Allende. Está orgullosa al leer que Camilo entiende cómo era Fernando; mostraba una cosa aunque todos pensasen mal de él. Mientras ha ido leyendo el libro, no puede evitar acordarse de todas las veces que escuchó a Fernando hablar con su tío aparentando estar totalmente a favor del régimen.

Acaba de terminar el libro; Allende huye a Francia y es posible que se rencuentre con ese hombre del que se enamoró, en el fondo es lo que le ha pasado a ella. Ojalá algún día pueda decirle a Camilo que se rencontró con Fernando… Pero ya lo sabe demasiada gente… Alicia tiene claro que el libro nunca pasará la censura, así que solo puede agradecer a Camilo que le haya regalado una historia tan emocionante, llena de verdad, con personajes comprometidos. Guarda el libro y cierra los ojos esperando dormir algo, aún les quedan algunas horas para llegar a París.





Comentarios hacia esta página:
Comentado por:17-09-2012, 09:16 (UTC)
relatosnoa
relatosnoa
Offline

Gracias Rodas!!! Fernando intentará recuperar parte de lo que no pudo hacer cuando tendría que haberlo hecho! Siempre me ha gustado mucho esa diferencia de "Si tú me dices ven lo dejo todo"; porque además en la serie el propio Camilo dice que la ha quemado y que volverá a escribirla contando la verdad. En la novela se hace referencia a la primera que escribió; me parece un guiño a esa trama y además me gusta que el libro sea sobre Ali pero que ella tenga presente a Fer, que aunque no se nombre directamente, sí se hace un guiño a quien siguió la tercera temporada.

Comentado por rodas, 16-09-2012, 09:18 (UTC):
No me hago a la idea de ver a Fernando como "estudiante" pero con el apoyo de Alicia y Andrea seguro que lo logra.
Entre la novela que Camilo dejó leer a Alvaro y la que reescribe hay un mundo de diferencia..a esperar el encuentro con Joël y las celebraciones en París.



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu página web:
Tu mensaje:

Enlaces de otros Blogs  
  Canal Noaproductions
Videos sobre Fernando Solís
(0 in 1243 out)

Slayer is watching
Blog de Slayer
(0 in 1145 out)

Zona Sara Casasnovas
Blog dedicado a la actriz gallega Sara Casasnovas
(0 in 1338 out)

Relatos Noa 2
Página secundaria de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de la tercera temporada
(0 in 1015 out)

Relatos Noa 3
Página secundaria de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de la tercera temporada
(0 in 922 out)

Relatos Noa 4
Página secundario de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de AEPS
(0 in 882 out)

Fer y Ali en AEPS
Canal de dailymotion con videos de Fernando y Alicia en Amar es para siempre
(0 in 1413 out)

Debe quedarse este link aquí?
Entonces inscríbete aquí:
=> Inscripción
 
¿Te ha gustado esta página? ¡Compártelo!  
   
Publicidad  
   
Novedades  
  12/10/17 Nuevo videomontaje: "Fernando & Alicia: Tan posible y tan quimera"
29/04/15 Epílogo final del relato "Cartas desde el exilio"
20/10/14 Incluido apartado de la entrevista a Sara Casasnovas en el foro Amar en antenas revueltas
13/08/14 Incluido apartado de la entrevista a Carlos García en el foro Amar en antenas revueltas
22/01/14 Actualizada información sobre la encuesta de la web de Amar en Antena 3
08/09/13 Añadidos videos recopilatorios de las mejores escenas de Fernando & Alicia en Amar es para siempre
04/09/13 Añadidas capturas del capítulo 165 de AEPS en http://relatosnoa4.es.tl/
04/09/13 Añadidas escenas de los capítulos 163, 164 y 165 de AEPS
 
Hay 223839 visitantes ¡En RelatosNoa!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=