Fernando Solís & Alicia Peña  
  Home
  Fer & Ali en Amar es para siempre
  Capítulos de Amar es para siempre
  Entrevista a Carlos García en el foro Amar en antenas revueltas
  Entrevista a Sara Casasnovas en el foro Amar en antenas revueltas
  Cartas desde el exilio
  Videomontajes de AEPS
  Reviviendo el pasado
  Siguiendo sus pasos
  => Capítulo I
  => Capítulo II
  => Capítulo III
  => Capítulo IV
  => Capítulo V
  => Capítulo VI
  => Capítulo VII
  => Capítulo VIII
  => Capítulo IX
  => Capítulo X
  => Capítulo XI
  => Capítulo XII
  => Capítulo XIII
  => Capítulo XIV
  => Capítulo XV
  => Capítulo XVI
  => Capítulo XVII
  => Capítulo XVIII
  => Capítulo XIX
  => Capítulo XX
  => Capítulo XXI
  => Capítulo XXII
  => Capítulo XXIII
  => Capítulo XXIV
  => Capítulo XXV
  => Capítulo XXVI
  => Capítulo XXVII
  => Capítulo XXVIII
  => Capítulo XXIX
  => Capítulo XXX
  => Capítulo XXXI
  => Capítulo XXXII
  => Capítulo XXXIII
  => Capítulo XXXIV
  => Capítulo XXXV
  => Capítulo XXXVI
  => Capítulo XXXVII
  => Capítulo XXXVIII
  => Capítulo XXXIX
  => Capítulo XL
  => Capítulo XLI
  => Capítulo XLII
  => Capítulo XLIII
  => Capítulo XLIV
  => Capítulo XLV
  => Capítulo XLVI
  => Capítulo XLVII
  => Capítulo XLVIII
  => Capítulo XLIX
  => Capítulo L
  => Capítulo LI
  => Capítulo LII
  => Capítulo LIII
  => Capítulo LIV
  => Capítulo LV
  => Capíutlo LVI
  => Capítulo LVII
  => Capítulo LVIII
  Capturas de Fernando y Alicia
  Análisis de las escenas
  Recuerdos a Fer y Ali en otras temporadas
  Videos promocionales de Amar
  Fernando & Alicia en el libro de Amar
  Videos Homenaje a Amar en tiempos revueltos
  Encuestas ganadas por Fernando y Alicia
  Las escenas más románticas de Amar
  Las mejores escenas de despedida en Amar
  Los mejores fotomontajes
  Último videomontaje
  Fernando Solís en Flores para Belle
  Fernando Solís en la cuarta temporada
  Videomontajes AETR I
  Videomontajes AETR II
  Videomontajes AETR III
  Enlaces de otros blogs
  Contacto
Capítulo XXIV

Capítulo XXIV

 

El día de año nuevo le disfrutaron al máximo; era el último día que estarían todos juntos y dejaron a un lado todas sus preocupaciones. Carlos aún se quedaría en Madrid un par de semanas y lo haría en casa de su hermana; quería recuperar de alguna forma el tiempo perdido y poder establecer una relación de hermanos. Aunque él tenía su vida en México y no podía volverse para siempre, esta vez aseguró a su hermana que volvería más a menudo. La despedida de Alicia y sus primos fue emotiva pero distinta a la última vez; ahora Alicia sabía que nadie la culpaba, que aunque todos lo hubiesen pasado mal,  sus primos la querían. Se prometieron seguir en contacto mediante carta y volver a verse alguna vez; además, Andrea seguiría en Madrid y tendría contacto con Mati y su marido.

 

Había llegado el día en que Andrea y sus padres tenían que despedirse; esta vez volverían en avión, salía a las 10:15 de la mañana de aquel miércoles dos de enero. Como siempre, Fernando quiso estar pronto en el aeropuerto; a las nueve ya estaban desayunando en la cafetería. Alicia y Andrea estaban haciéndose confidencias mientras que Fernando quiso hablar a solas con Liberto que les había acompañado.

-Escúchame… Quiero que no le quites ojo a Andrea…

-Fernando no deberías…

-En serio; sé que ya ha crecido y todo eso pero… Quiero que estés pendiente de ella, que no la dejes meterse en líos… Tengo miedo de lo que la pueda pasar… No me opongo a que estudie aquí, incluso a que se involucre en la lucha pero… Necesito saber que estarás ahí si pasa algo… Se acercan tiempos complicados y no quiero pensar que la dejo aquí sola…

-Por favor Fernando, eso no tienes ni que decirlo.

Se dieron un abrazo y volvieron con las chicas; ya era hora de despedirse y se notaba en sus caras.

-Papá, no te preocupes; ya has visto que sé defenderme.

-Sí, Andrea –la acarició el pelo- pero yo te voy a echar mucho de menos.

Andrea se abrazó a su padre durante unos minutos que se le hicieron muy cortos; a continuación se abrazó a su madre, al oído Alicia le dijo algo que no se le olvidaría.

-Andrea sé que sabes cuidarte, solo... Hija, no te olvides de quien eres y sé fiel a tus ideas.

-Gracias mamá.

No se dijeron más, se unieron en un largo abrazo los tres y al separarse Fernando y Alicia se dirigieron a la puerta de embarque. Fernando miró una última vez a su hija y terminó de aceptar que su hija era una mujer adulta.

El viaje duró algo más de dos horas y media; mientras Alicia aprovechó para echar una pequeña siesta, Fernando leyó una carta de Antonio que Liberto le había entregado antes de partir. Estaba asombrado por la propuesta de Antonio, en agosto se celebraría el treinta aniversario de la liberación de París y, como era costumbre, ellos estaban invitados a los actos conmemorativos. Lo que no entendía era lo que le decía después Antonio; al parecer, iba a haber un acto no oficial en el que se iba a homenajear a una brigada de resistentes en la que la mayoría eran extranjeros. Estaba claro por qué el acto no era oficial; Francia estaba lejos de reconocer la participación de los extranjeros en la liberación y mucho menos de los exiliados españoles, lo que no entendía era el por qué de ese acto no oficial. El mismo Antonio en la carta le explicaba que el acto era para familiares de resistentes que no sobrevivieron; solo estarían los familiares y algunos amigos íntimos. Aún así, a Fernando no le acababa de convencer esa razón; bien podían llamar a resistentes franceses aún vivos, que sin duda quedaban muchos. El caso era que Antonio le pedía alguna idea para ese acto; y, por supuesto, le decía que él tenía que intervenir y contar alguna experiencia, lo que se le ocurriese. Nunca le había importado que Francia no le reconociese como héroe; él no lucho para que le admirasen. Lo que sí le dolía era que no se reconociese a todos los compañeros extranjeros que cayeron luchando con la Resistencia; durante aquellos años conoció a algunos españoles, pero también a polacos, húngaros, ucranianos, algún alemán… En la versión oficial solo los franceses habían luchado en la Resistencia, y solo los franceses habían dado su vida en esa lucha. Siempre le pareció injusto, pero no por él, sino por sus compañeros. Sabía que todas esas reflexiones no podría decirlas en el acto; lo que no sabía era qué iba a decir… Ni siquiera tenía ninguna idea para celebrar el acto… Se pasó todo el vuelo intentando encontrar alguna idea, pero no tuvo ninguna. Cuando el piloto anuncio que en breves instantes aterrizarían en París, despertó a Alicia con un beso. Sabía que a ella se le ocurriría algo; pero prefirió dejarlo para el día siguiente, aquella tarde la pasaron paseando por los muelles del Sena. Hacía mucho que no se daban una tarde para ellos; el tiempo se les echó encima mientras buscaban una barca para pasear por el río. Encontraron varias pero eran de las grandes y había mucha gente, ellos querían algo más íntimo. Cuando estaban a punto de volver a casa encontraron una pequeña lancha conducida por un hombre mayor; aunque no se dedicaba a pasear turistas, como el propio señor les dijo, les hizo el favor. Fernando había sacado su lado más persuasivo y el señor Fournier no pudo negarse.

El paseo duró poco más de una hora pero lo disfrutaron al máximo; Alicia recordó el momento en que en Madrid había soñado estar con Fernando en París.


Aunque los años habían pasado y todo aquello le quedaba un poco lejos; le gustó acordarse de ese sueño tan lejano que se había hecho realidad. Estaban a punto de volver pero a Alicia se le ocurrió una maldad… De repente, sin previo aviso salpicó a Fernando; él no se lo esperaba, pero en cuanto reaccionó empezó también a salpicarla a ella. El señor  Fournier no daba crédito a lo que veía, eran una pareja adulta comportándose como dos chiquillos enamorados. Cuando emprendieron el camino de vuelta a casa, estaban empapados y cansados; al llegar tomaron un baño relajante, se acomodaron en el sofá y pusieron música hasta que el sueño les venció.

 

 

Mis padres han vuelto esta mañana a París; me ha costado despedirme de ellos, pero no pueden quedarse más tiempo, bastante se han expuesto ya… Pasamos la Nochevieja con Mati y Diego, pero además llegó Carlos, el hermano de Mati. Al principio no sabíamos qué hacer, pero al final decidimos confiar en él; además, vino con su hija pequeña que también se llama Mati. La niña es un cielo y Carlos me ha caído bien aunque hay cosas de él que no me gustan nada… Fue él quien mató a su padre; y sé que Hipólito le hizo algo horrible a Mati, pero eso no exculpa a Carlos. Aunque si he de ser sincera, creo que Carlos lo hizo empujado por su madre y por un amigo de Falange… Bueno, el caso es que me cayó bien y pasamos una noche muy divertida. Ha sido el primer año que he tomado las uvas de las doce campanadas… Siempre me ha parecido una tradición un poco extraña, pero mientras estaba sentada frente a la televisión esperando el momento sentí una especie de euforia que me gustó mucho. Creo que estas Navidades han sido las más felices de mi vida; nunca había imaginado pasarlas en Madrid con mis padres y mucho menos que ellos pudiesen ver a sus amigos y familia. Además, como ya he escrito, me ha gustado la sensación de estar en mi país; porque aunque nunca lo hubiese sentido así y aunque haya nacido en París, España es mi país, el país de mis padres y abuelos. Sé que mamá se ha sentido orgullosa cuando se lo he contado; a ella también le costó tener ese sentimiento. Lo de papá es distinto… Él creció aquí, siempre ha sabido cuál era su sitio. No por ello ha sufrido menos, claro; pero es distinto porque él siempre ha tenido ese sentimiento por España que le llevó a luchar por la libertad de su país.

Hoy he pasado el día en El Asturiano; después de despedir a mis padres en el aeropuerto quedé con Luisa. Además, les había dicho a mis padres que cuando llegasen me llamasen allí así que tenía excusa para entretenerme. Luisa me contó lo bien que se lo habían pasado en Nochevieja con algunos vecinos de la plaza, y yo le conté a ella a quién conocí de la familia de mi madre. Pasamos toda la tarde juntas y se nos unió también Manuel, su hermano pequeño; no hablamos de nada de lucha ni del grupo, pero sí de los recuerdos que tienen de su abuelo Pelayo y del pasado de la Plaza de los Frutos. Por esa plaza han pasado muchísimas historias algunas de ellas, como la de Andrea y Antonio y la de mis padres, yo ya las conocía, pero además me contaron otras historias. Antes de que mis padres llegasen, tuvieron un buen amigo que era periodista; aunque más bien trabajaba de negrero para un periodista. Me hubiese gustado conocerle; él me podría contar muchas cosas de esa época, se llama Marcos y se fue junto a su mujer y su hijo a Barcelona. Lo último que saben de ellos es que Marcos sigue escribiendo libros que se publican en Francia, tendré que decirles a mis padres que consigan uno de sus libros. También me contaron la historia de los Almacenes Rivas y de la familia García junto con la historia del inspector de policía Héctor. Me hubiese gustado conocer a Teresa García, Manolita se unió a la charla y habló de ella con mucho cariño. Ana Rivas, por lo que oí sobre ella, me pareció una mujer muy interesante, toda una empresaria y luchadora; y de Héctor me contaron que fue el mejor policía de la plaza. También me contaron que Teresa y Héctor se casaron, pero que al final cada uno tomó su camino; lo último que saben de todos ellos es que Teresa y Ana comparten casa en Santander junto con Alejandro, el hijo de Ana y Alfonso, que era hermano de Teresa. Son buenas amigas y por lo visto cuando Teresa y Héctor se separaron, Ana la apoyó mucho y juntas criaron a Alejandro. De Héctor saben que su oficina de detectives fue un éxito y al tener tanta demanda tuvo que mudarse a la ciudad donde tenía más propuestas. Me han contado que se fue al sur y que allí conoció a una mujer con la que convive. Manolita me habló de un fotógrafo llamado Sancho que durante un tiempo visitó muy a menudo la Plaza porque se había enamorado de una chica que vivía donde vivió mi madre con sus tíos. Además, también me contaron la historia de Irene Medina… Fue la que más me impresionó; ellos supieron toda la verdad más tarde, Irene estuvo en un campo de concentración de los nazis. Por lo visto, en la guerra de España unos falangistas mataron a su madre, ella lo presenció; la llevaron con su tía pero pasado un tiempo ella y sus primos salieron junto con más niños de la guerra hacia Rusia. Ella sobrevivió a los ataques nazis, pero la capturaron y la llevaron a un campo de concentración y fue ahí cuando vivió el peor horror… La violaron, la torturaron, experimentaron con ella… Tuvo que ser un infierno; además, como consecuencia de los experimentos no pudo tener hijos… Al volver a Madrid con Ubaldo, su marido, se encontró con los hombres que le hicieron daño en el pasado. Me hubiese gustado conocerla; aunque en realidad no sé lo que fue de ella, era ya muy tarde y tuve que irme porque cerraban el bar. Manolita me prometió contarme el final de esa historia en otra ocasión.

Casi se me olvida lo más importante y misterioso de todo… Mi madre, antes de salir hacia el aeropuerto me dijo que a partir de ahora viajará más a menudo a Madrid, dice que tiene cosas que tratar y que viajará tres o cuatro veces al mes. Cree que no corre peligro porque su pasaporte es auténtico y que merece la pena correr el riesgo por el motivo por lo que lo hace. De momento me ha pedido que no le diga nada a papá, que se lo dirá ella en París; y me ha prometido que cuando vuelva me lo contará todo. Me tiene muy intrigada, pero lo que más me emociona es saber que voy a poder pasar más tiempo con ella.

Ahora tengo que dejar de escribir, se ha hecho tarde y mañana me espera un día atareado y además, vuelve Joel así que estoy deseando que pase la noche ya.





Comentarios hacia esta página:
Comentado por:14-08-2011, 08:01 (UTC)
relatosnoa
relatosnoa
Offline

Gracias Rodas!! Es que son tantas historias las de esa plaza que es imposible no nombrarlas!! Y bueno, en este caso es posible que en el futuro esta charla adquiera importancia...
Un beso!!

Comentado por rodas, 13-08-2011, 09:17 (UTC):
Muy buen comienzo de año nuevo con juegos de adolescentes en París, programa no oficial a la vista,viaje al pasado con Manolita ( aunque queramos no podemos dejar de mencionarlos )y la certeza de Andrea de que su padre ya la acepta como adulta.



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu página web:
Tu mensaje:

Enlaces de otros Blogs  
  Canal Noaproductions
Videos sobre Fernando Solís
(0 in 1196 out)

Slayer is watching
Blog de Slayer
(0 in 1095 out)

Zona Sara Casasnovas
Blog dedicado a la actriz gallega Sara Casasnovas
(0 in 1292 out)

Relatos Noa 2
Página secundaria de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de la tercera temporada
(0 in 964 out)

Relatos Noa 3
Página secundaria de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de la tercera temporada
(0 in 868 out)

Relatos Noa 4
Página secundario de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de AEPS
(0 in 834 out)

Fer y Ali en AEPS
Canal de dailymotion con videos de Fernando y Alicia en Amar es para siempre
(0 in 1358 out)

Debe quedarse este link aquí?
Entonces inscríbete aquí:
=> Inscripción
 
¿Te ha gustado esta página? ¡Compártelo!  
   
Publicidad  
   
Novedades  
  12/10/17 Nuevo videomontaje: "Fernando & Alicia: Tan posible y tan quimera"
29/04/15 Epílogo final del relato "Cartas desde el exilio"
20/10/14 Incluido apartado de la entrevista a Sara Casasnovas en el foro Amar en antenas revueltas
13/08/14 Incluido apartado de la entrevista a Carlos García en el foro Amar en antenas revueltas
22/01/14 Actualizada información sobre la encuesta de la web de Amar en Antena 3
08/09/13 Añadidos videos recopilatorios de las mejores escenas de Fernando & Alicia en Amar es para siempre
04/09/13 Añadidas capturas del capítulo 165 de AEPS en http://relatosnoa4.es.tl/
04/09/13 Añadidas escenas de los capítulos 163, 164 y 165 de AEPS
 
Hay 212239 visitantes ¡En RelatosNoa!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=