Fernando Solís & Alicia Peña  
  Home
  Fer & Ali en Amar es para siempre
  Capítulos de Amar es para siempre
  Entrevista a Carlos García en el foro Amar en antenas revueltas
  Entrevista a Sara Casasnovas en el foro Amar en antenas revueltas
  Cartas desde el exilio
  Videomontajes de AEPS
  Reviviendo el pasado
  Siguiendo sus pasos
  => Capítulo I
  => Capítulo II
  => Capítulo III
  => Capítulo IV
  => Capítulo V
  => Capítulo VI
  => Capítulo VII
  => Capítulo VIII
  => Capítulo IX
  => Capítulo X
  => Capítulo XI
  => Capítulo XII
  => Capítulo XIII
  => Capítulo XIV
  => Capítulo XV
  => Capítulo XVI
  => Capítulo XVII
  => Capítulo XVIII
  => Capítulo XIX
  => Capítulo XX
  => Capítulo XXI
  => Capítulo XXII
  => Capítulo XXIII
  => Capítulo XXIV
  => Capítulo XXV
  => Capítulo XXVI
  => Capítulo XXVII
  => Capítulo XXVIII
  => Capítulo XXIX
  => Capítulo XXX
  => Capítulo XXXI
  => Capítulo XXXII
  => Capítulo XXXIII
  => Capítulo XXXIV
  => Capítulo XXXV
  => Capítulo XXXVI
  => Capítulo XXXVII
  => Capítulo XXXVIII
  => Capítulo XXXIX
  => Capítulo XL
  => Capítulo XLI
  => Capítulo XLII
  => Capítulo XLIII
  => Capítulo XLIV
  => Capítulo XLV
  => Capítulo XLVI
  => Capítulo XLVII
  => Capítulo XLVIII
  => Capítulo XLIX
  => Capítulo L
  => Capítulo LI
  => Capítulo LII
  => Capítulo LIII
  => Capítulo LIV
  => Capítulo LV
  => Capíutlo LVI
  => Capítulo LVII
  => Capítulo LVIII
  Capturas de Fernando y Alicia
  Análisis de las escenas
  Recuerdos a Fer y Ali en otras temporadas
  Videos promocionales de Amar
  Fernando & Alicia en el libro de Amar
  Videos Homenaje a Amar en tiempos revueltos
  Encuestas ganadas por Fernando y Alicia
  Las escenas más románticas de Amar
  Las mejores escenas de despedida en Amar
  Los mejores fotomontajes
  Último videomontaje
  Fernando Solís en Flores para Belle
  Fernando Solís en la cuarta temporada
  Videomontajes AETR I
  Videomontajes AETR II
  Videomontajes AETR III
  Enlaces de otros blogs
  Contacto
Capítulo XXXI

Capítulo XXXI

 

Andrea estaba esperando a su madre en El Asturiano; anoche había llegado de Murcia muy tarde y no pudo hablar con ella, por la mañana prefirió dejarla descansar y salir a desayunar con Luisa. Mientras esperaba en su mesa de siempre, desde que supo que era el sitio preferido de su padre siempre se sentaba ahí, leía el periódico; en portada aparecía la noticia del día que no era otra que la subida del precio de la gasolina. No se sorprendió al descubrir que la condena de Salvador Puig Antich no lo consideraban importarte y lo relegaban a una noticia más.

Luisa se acercó a llevarle un zumo y la dejó sola para atender al resto de clientes; en ese momento entró Alicia y después de saludar a Luisa se sentó junto a ella.

-Buenos días mamá.

-Hola Andrea… Siento llegar tan tarde, pero me he quedado dormida…

-No te preocupes, después del día que tuviste ayer necesitabas descansar. Pero cuéntame… ¿Encontrasteis a la tía y al primo de papá?

-Ojalá… Pero por lo menos nos encontramos con una señora que les conocía.

Alicia le contó todos los detalles de la visita que le hicieron a Encarna; aunque todavía no tenían ningún dato, Andrea ya estaba emocionada al pensar en conocerles. Antes de levantarse, recordó un detalle que al principio había pasado por alto pero que igual podía significar algo.

-Mamá… ¿me has dicho que el primo de papá se llama Sancho y es fotógrafo?

-Sí… ¿Por qué lo preguntas?

-¡Manolita! –se giró para llamarla- Ven un momento por favor…

-Hija, ¿pero qué pasa?

-¡Un segundo, ahora mismo voy!

-Espera mamá, cuando llegue Manolita lo entenderás…

Manolita terminó de atender a uno de los parroquianos y fue hasta la mesa de Alicia y Andrea; dio un beso a Alicia y se sentó junto a Andrea.

-Andrea hija, eres igual de impaciente que tu madre a tu edad…

Ambas sonrieron, pero Andrea estaba nerviosa por comprobar sus sospechas así que fue directa al grano.

-Manolita, quiero que nos hables de Sancho, el fotógrafo aquel del que me hablaste hace unos días…

 La cara de Alicia cambió, se quedó pálida y no sabía qué pensar.

-Uy ¿Y esa curiosidad? Pues la verdad es que el chico era un encanto; muy amable, apuesto, educado… Con mi suegro hizo muy buenas migas… Bueno, ya sabéis, podían hablar de todo –puso especial énfasis en la palabra todo y ambas supieron a qué se refería- Cuando frecuentaba la plaza estaba enamorado de Almudena Hernández; la hija pequeña de los Hernández Salvatierra, una familia de postín…

-Que vivían donde vivió mi madre ¿verdad?

-Sí, hija… Es que no quería recordarle a tu madre esos tiempos…

-¡Manolita! Siempre tan atenta… -la cogió de la mano- No te preocupes, puedes hablar de ello… Aunque duela, siempre es mejor hablar del pasado.

-¡Eso decía mi pobre suegro! Bueno, pues lo que os estaba diciendo; este chico era muy buen muchacho, la verdad es que hace mucho que no le vemos por aquí…

-Manolita, ¿te acuerdas de cómo se apellida?

Quien preguntaba era Alicia, había comprendido la impaciencia de su hija y no pudo evitar adelantarse a la hora de hacer preguntas…

-¡Ay! Pues no sé… Ahora que lo preguntas… A ver si recuerdo… El segundo apellido sí que le recuerdo, es Romero, -los nervios de Alicia le atenazaron el estómago- y lo recuerdo porque cuando lo supe lo comenté con él… Los caciques de Valdemorillo, mi pueblo, se apellidan así, por eso nunca se me olvidó… Pero el primero no, no me viene a la cabeza…

Alicia no tenía dudas; eran demasiadas casualidades, el nombre, la profesión, el segundo apellido, que hablase con Pelayo de política… Todo podía ser casual, sí; pero ella no quería ni pensarlo, quería pensar que estaba cerca de dar con el primo de Fernando.

-Manolita… ¿Sabes dónde podría hablar con ese chico?

-No, hija; ya os he dicho que hace mucho que no viene por aquí… Sé que se fue a trabajar a Barcelona, pero eso fue a principios de los 60… ¡Quién sabe dónde pueda estar ahora!

Luisa llamó a Manolita para pedirle que atendiese la barra porque ella tenía que irse y las tres dieron por terminada la conversación. Madre e hija todavía no se fueron, necesitaban hablar de lo que habían descubierto.

-Mamá… ¿Tú crees que se trata del mismo Sancho?

-¡Ojalá! Serían demasiadas casualidades… Los dos se llaman igual, tienen la misma profesión, las mismas ideas, el mismo apellido…

-¿Sabes? Yo creo que es una señal eso de que se enamorase de una chica que vivía donde tú viviste con tus tíos… Es lo que le pasó a papá… ¡Tiene que ser él seguro!

Aunque no se lo reconoció a su hija, ella también había pensado en eso; los dos primos se enamoraron de una chica que vivía en la misma casa.

 

Antes de irse a casa fueron a ver a Enrique Montes y le contaron lo que habían descubierto en El Asturiano. Él les dijo que primero iría a la dirección que les había dado Encarna; y que después investigaría si algún fotógrafo llamado Sancho había trabajado en revistas o periódicos durante los años 60 en Barcelona. Comieron juntas en casa y, antes de que Andrea fuese a trabajar, Alicia se despidió de ella y cogió un taxi en dirección al aeropuerto. En algo más de un par de horas estaría con Fernando y tendría que contestar con evasivas sus preguntas sobre lo que había estado haciendo en Madrid.

 

Aquella tarde Andrea trabajó distraída, solo podía pensar en Sancho, en si era el mismo que conocía Manolita, en si podrían encontrarle, en qué pensaría su padre cuando supiese todo lo que había hecho su madre para encontrar a su familia… Estaba tan distraída que no se dio cuenta de que acababa de entrar Pablo; por la mañana habían hablado por teléfono y él le dijo que tenía que hablar con ella. Como Andrea no había ido a clase le dijo que se pasara por el periódico y podían hablar de lo que quisiera. Después de la mañana en El Asturiano ya ni siquiera recordaba lo que había hablado con Pablo, así que cuando la saludó se sobresaltó.

-¡Pablo! ¡Qué susto me has dado!

-Perdona, no era mi intención…

-No pasa nada, es que esta tarde estoy un poco dispersa…

-Si quieres hablamos en otro momento.

-No, no; me dijiste que era importante, podemos hablar ahora.

-Y… ¿Podemos hablar en un sitio más tranquilo?

-Ya… Imagino sobre qué quieres hablar… Espera, voy a ver si la sala de reuniones está libre…

Pablo respiró tranquilo al ver que Andrea no posponía la charla; necesitaba que aquello saliese bien y que fuese cuanto antes. Andrea regresó y juntos fueron hacia una sala amplia pero apartada del resto de la redacción.

-Pues tú dirás.

-Verás Andrea, últimamente Luis y yo hemos tenido algunos… Digamos algunas discrepancias con los jefes de nuestro grupo y...

-¿En serio? Vaya, no me habíais dicho nada…

-Ya, bueno; como hemos estado todos tan ocupados con los exámenes pues lo dejamos pasar, pero ahora queremos hacer algo...

-¿Algo como qué?

-Tranquila, ¡no es nada peligroso! Solo queremos dejar nuestro grupo, bueno, eso lo hemos hecho hace algunos días… Me extraña que Lucía y Mónica no te hayan dicho nada…

-Pues no, la verdad… No me han dicho nada; supongo que no querían contarme cosas privadas de vuestro grupo…

-Sí, puede ser… El caso es que ahora Luis y yo queremos seguir luchando en algún grupo y había pensado…

-Que como yo soy amiga vuestra os sería más fácil entrar en el que esto yo ¿me equivoco?

-No –sonrió levemente- no te equivocas…

-Sabéis que eso no funciona así… Pero de todos modos veré qué puedo hacer… Eso sí, no os prometo nada.

-¡Muchas gracias, de verdad! Es que si no, nos va a ser muy difícil entrar en algún grupo sin que nos conozcan… Pues solo era eso… ¿Te queda mucho para terminar? Si quieres podemos ir a tomar algo; yo invito, por supuesto.

-Espero que no estés intentando sobornarme… -soltó una carcajada- Solo me queda revisar el último artículo; puedes esperarme en el bar de abajo, termino en diez minutos.

Se despidieron y Andrea terminó rápidamente lo que tenía pendiente; antes de bajar, no pudo evitar pensar en lo extraño de aquella visita. No sabía qué pensar, todo era muy raro; de repente recordó que quien le había pedido aquello era un buen amigo y que no tenía por qué preocuparse. Sin más, bajó al encuentro de Luis y pasaron un rato agradable entre risas y confidencias.

 

 

Eran las diez de la noche y Fernando estaba entrando por la puerta de casa; había hablado con Alicia por teléfono pero no pudo escaparse antes del trabajo.

-¡Alicia! –la abrazó muy fuerte, la había echado mucho de menos- ¡Cuántas ganas tenía de que volvieras!

-Yo también mi amor.

-¿Cómo está Andrea? ¿Seguro que le han ido bien los exámenes?

-Sí, de verdad; está muy bien… De hecho, sabe compaginar el trabajo y los estudios mejor de lo que yo lo hice…

Ambos recordaron la época en que trabajaron juntos en Numancia Films y sonrieron con añoranza.

-¿Qué tal fueron las concentraciones contra la condena de Salvador?

-La verdad es que había mucha gente; muchos éramos exiliados españoles, claro; pero hubo muchísimos franceses también… Aunque hubo un momento en que…

-¿Que te sentiste identificado con él?

-Sí…

Ahora fue Alicia quien le abrazó.

-Yo también pensé en eso… Supongo que siempre que vivamos algo así, recordaremos lo que nosotros mismos vivimos… Aunque no tiene comparación lo que tú viviste con lo que yo pude vivir… Al fin y al cabo tú eras el detenido, el que estaba esperando que…

-Alicia, no digas eso; estoy seguro que tú lo pasaste igual de mal que yo… Además, no deberíamos seguir hablando de esto… Cuéntame algo de lo que has hecho en España. ¡Me tienes en ascuas!

-Fernando… Sabes que de momento prefiero no contarte nada sobre eso… Es mejor así, puede que al final todo lo que estoy haciendo no me lleve a nada así que… Prefiero esperar para contártelo…

-Bueeeeeno, como quieras… Al menos dime dónde estuviste ayer… Estuve hablando con Andrea y ella solo me dijo que estabas fuera y que volverías tarde…

-¡Así que me espías!

-¡Claro! Algo me tiene que quedar de mis tiempos de espía ¿no?

Alicia rió abiertamente, aunque por dentro los nervios podían con ella.

-Pues estuve haciendo unas gestiones en Murcia… Era un trámite necesario para poder seguir con el caso…

-¿Murcia? ¡Joder Alicia! Esto sí que parece una de espías.

Rieron juntos y Alicia respiró tranquila al ver que Fernando no insistía en el tema; aunque habían descubierto algunas cosas, hasta que no estuviera segura prefería no contarle nada. Cenaron algo ligero y se pusieron cómodos en el sofá; encendieron la televisión, estaban emitiendo un programa de entrevistas. En aquel momento hablaba la actriz francesa Jeanne Moreau; no les interesaba mucho pero ambos escucharon en silencio lo que la actriz estaba diciendo. La pregunta era sobre los besos en el cine, la actriz decía que eran de mentira, que todo estaba planeado, que… Alicia y Fernando dejaron de escucharla; ambos recordaron el mismo momento.

-¿Estás recordando aquel día en que me explicaste cómo se graban los beso en el cine?

-Sí –Fernando sonrió divertido- pero sobre todo estoy recordando tu cara de después…

Alicia también rió divertida.

-Pues que sepas que no tiene gracia… O al menos no la tuvo en aquel momento…

-Era la única forma de alejarme de ti… Por mi hubiese seguido pero…

-Sí, tu trabajo… ¡Qué me vas a contar a estas alturas! –le miró de manera cómplice- Pero podías haberlo hecho de otra forma… ¡Me quedé con una cara de tonta…!

-No fue para tanto…

-Claro, claro; no fuiste tú quien se creyó que le iban a besar y saboreó el momento para que después no pasase nada…

-Sí, eso es cierto… Pero ¿después de tanto tiempo no te he compensado por aquel conato de beso?

-Mmmmm… No estoy segura…

-Pues entonces habrá que arreglarlo…

Fernando la besó primero suavemente y después de manera más intensa; ninguno de los dos se preocupó de apagar la televisión ni las luces, y mucho menos de ir al dormitorio… Aquella noche durmieron poco y mal; varias horas antes del amanecer se quedaron dormidos en el sofá.






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu página web:
Tu mensaje:

Enlaces de otros Blogs  
  Canal Noaproductions
Videos sobre Fernando Solís
(0 in 1135 out)

Slayer is watching
Blog de Slayer
(0 in 1036 out)

Zona Sara Casasnovas
Blog dedicado a la actriz gallega Sara Casasnovas
(0 in 1237 out)

Relatos Noa 2
Página secundaria de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de la tercera temporada
(0 in 910 out)

Relatos Noa 3
Página secundaria de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de la tercera temporada
(0 in 811 out)

Relatos Noa 4
Página secundario de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de AEPS
(0 in 778 out)

Fer y Ali en AEPS
Canal de dailymotion con videos de Fernando y Alicia en Amar es para siempre
(0 in 1301 out)

Debe quedarse este link aquí?
Entonces inscríbete aquí:
=> Inscripción
 
¿Te ha gustado esta página? ¡Compártelo!  
   
Publicidad  
   
Novedades  
  19/03/17 Nuevo videomontaje: "Fernando & Alicia: "Espantaste a mi dolor"
29/04/15 Epílogo final del relato "Cartas desde el exilio"
20/10/14 Incluido apartado de la entrevista a Sara Casasnovas en el foro Amar en antenas revueltas
13/08/14 Incluido apartado de la entrevista a Carlos García en el foro Amar en antenas revueltas
22/01/14 Actualizada información sobre la encuesta de la web de Amar en Antena 3
08/09/13 Añadidos videos recopilatorios de las mejores escenas de Fernando & Alicia en Amar es para siempre
04/09/13 Añadidas capturas del capítulo 165 de AEPS en http://relatosnoa4.es.tl/
04/09/13 Añadidas escenas de los capítulos 163, 164 y 165 de AEPS
 
Hay 202286 visitantes ¡En RelatosNoa!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=