Fernando Solís & Alicia Peña  
  Home
  Fer & Ali en Amar es para siempre
  Capítulos de Amar es para siempre
  Entrevista a Carlos García en el foro Amar en antenas revueltas
  Entrevista a Sara Casasnovas en el foro Amar en antenas revueltas
  Cartas desde el exilio
  Videomontajes de AEPS
  Reviviendo el pasado
  Siguiendo sus pasos
  => Capítulo I
  => Capítulo II
  => Capítulo III
  => Capítulo IV
  => Capítulo V
  => Capítulo VI
  => Capítulo VII
  => Capítulo VIII
  => Capítulo IX
  => Capítulo X
  => Capítulo XI
  => Capítulo XII
  => Capítulo XIII
  => Capítulo XIV
  => Capítulo XV
  => Capítulo XVI
  => Capítulo XVII
  => Capítulo XVIII
  => Capítulo XIX
  => Capítulo XX
  => Capítulo XXI
  => Capítulo XXII
  => Capítulo XXIII
  => Capítulo XXIV
  => Capítulo XXV
  => Capítulo XXVI
  => Capítulo XXVII
  => Capítulo XXVIII
  => Capítulo XXIX
  => Capítulo XXX
  => Capítulo XXXI
  => Capítulo XXXII
  => Capítulo XXXIII
  => Capítulo XXXIV
  => Capítulo XXXV
  => Capítulo XXXVI
  => Capítulo XXXVII
  => Capítulo XXXVIII
  => Capítulo XXXIX
  => Capítulo XL
  => Capítulo XLI
  => Capítulo XLII
  => Capítulo XLIII
  => Capítulo XLIV
  => Capítulo XLV
  => Capítulo XLVI
  => Capítulo XLVII
  => Capítulo XLVIII
  => Capítulo XLIX
  => Capítulo L
  => Capítulo LI
  => Capítulo LII
  => Capítulo LIII
  => Capítulo LIV
  => Capítulo LV
  => Capíutlo LVI
  => Capítulo LVII
  => Capítulo LVIII
  Capturas de Fernando y Alicia
  Análisis de las escenas
  Recuerdos a Fer y Ali en otras temporadas
  Videos promocionales de Amar
  Fernando & Alicia en el libro de Amar
  Videos Homenaje a Amar en tiempos revueltos
  Encuestas ganadas por Fernando y Alicia
  Las escenas más románticas de Amar
  Las mejores escenas de despedida en Amar
  Los mejores fotomontajes
  Último videomontaje
  Fernando Solís en Flores para Belle
  Fernando Solís en la cuarta temporada
  Videomontajes AETR I
  Videomontajes AETR II
  Videomontajes AETR III
  Enlaces de otros blogs
  Contacto
Capítulo XXXII

Capítulo XXXII

 

Finales de marzo de 1974


Aquella mañana Andrea siguió la rutina habitual de aquellos días de vacaciones de semana santa; se levantó pronto para desayunar en El Asturiano, fue a la radio a ver a Joel y poder pasar un rato con él, fue a la redacción a adelantar trabajo y a ofrecerse a ayudar en todo lo necesario… Después de su primera cita oficial al teatro; Andrea y Joel siguieron quedando casi a diario, ellos mismos empezaban a pensar que era algo serio, aunque siempre evitaban la palabra novios. El resto de compañeros y amigos les empezaron a ver como a una pareja y ellos ni afirmaban ni desmentían; simplemente se dejaban llevar. Andrea había aprendido a saborear todos los momentos junto a él; e incluso le había confesado a Luisa que creía que empezaba a estar enamorada.

Las primeras notas que recibió en la universidad habían sido muy buenas; aunque ella siempre pensaba que podía haber hecho más, había sacado tres sobresalientes y el resto notables. Sus padres la habían felicitado, pero ella seguía pensando que podía haber mejorado algunas notas. Había decidido no pensar en la universidad durante aquellos días; le hubiese gustado poder ir a París a ver a sus padres pero tenía que trabajar. En aquel momento estaba esperando a Luis; hacía dos semanas había conseguido que les aceptasen en el grupo a él y a Pablo. El día anterior habían convocado una asamblea para la semana siguiente pero necesitaban un lugar seguro y a la vez conocido por los estudiantes; Luis había prometido encargarse de todo así que estaba esperándole para que le dijera el lugar. Todavía quedaban unos minutos para la hora exacta pero prefirió esperar allí; un par de niños se acercaron a ella para venderle unas pulseras que ellos mismos hacían, se decidió a comprarles una y les pagó el doble de lo que pedían. Los niños se fueron tan contentos mientras ella aún sonriendo se guardaba la pulsera en el bolsillo del abrigo. Al levantar la cabeza se sorprendió; vio a dos hombres frente a ella con cara de sorna y en seguida supo qué estaba pasando.

-Vaya, vaya –dijo el más alto cogiéndola por el brazo mientras ella les miraba desafiante- así que la francesita no se arruga ante la policía… No te preocupes, nosotros vamos a hacer la asamblea contigo…

-No sé de qué me está hablando, señor; ¿son ustedes policías? ¡Me alegro que estén aquí! Hace unos minutos han robado delante de mí a una señora mayor… El ladrón se ha ido por allí, –señaló un punto de la calle de enfrente mientras intentaba no perder los nervios- si se dan prisa seguro que todavía le alcanzan.

-Deja de decir idioteces monada –el que había permanecido en silencio por fin habló- sabemos por qué estás aquí y… Sí, la asamblea se llevará a cabo, pero en petit comité… ¿Eso lo entiendes verdad? Lo digo porque como eres francesa…

-Les repito que no sé de qué asamblea me hablan… Y sí, soy ciudadana francesa; -esperaba que eso les frenase- en mi país saben que estoy estudiando en España…

-¿Estudiar? Los rojos no estudian… ¡Y las mujeres menos! Por el momento, te vas a venir con nosotros y veremos a ver si has estudiado y has hecho los deberes…

La cogieron por los dos brazos mientras ella se resistía.

-¡Oigan! ¡No tienen derecho a detenerme! ¡Yo no he hecho nada! ¡Estaba aquí investigando! Si me dejan explicarles… -se soltó de aquellos hombres, sabía que si echaba a correr no podría dar ni dos pasos así que se quedó en frente de ellos y jugó la última carta que guardaba en la manga- Bien, ahora que no me tienen agarrada a la fuerza puedo explicarme mejor…

Los policías de la brigada político-social no sabían a qué jugaba aquella chica francesa, pero se estaban divirtiendo viéndola cómo intentaba engañarles; ellos sabían que aquella chica esperaba a un compañero para organizar una asamblea. Aún así, sintieron curiosidad por cómo saldría de aquello así que la permitieron explicarse.

-Verán agentes; yo trabajo para el periódico Informaciones, por eso estoy aquí… Hace unos días recibí una información anónima que me aseguraba que si estaba hoy en este lugar podría entrevistar a un estudiante que lucha en la clandestinidad… Comprenderán que ante semejante exclusiva, no iba a avisar a mis compañeros periodistas… Yo solo soy una estudiante, trabajo como traductora… Si llegaba con una entrevista a uno de los estudiantes que convocan las huelgas, asambleas y todos sus líos… Seguro que ganaba puntos ante mis superiores; por eso estoy aquí. Si no me creen, -había conseguido que durante toda su explicación su voz sonase confiada y segura- pueden comprobar que todo lo que les he dicho es verdad… Con llamar a mi je…

-¡Déjalo ya niña! –el más alto de los dos la cortó, se había cansado de aquella pantomima- Ya sabemos todo de ti; sabemos que eres estudiante de primero de periodismo, que trabajas como traductora… Todo eso no necesitamos comprobarlo –Andrea les miró confundida- lo que sí queremos saber es quiénes son tus padres… -en ese momento empezó a temblar; ya no podía controlarse- Unos exiliados españoles… ¡A saber si no son ellos los que te han metido esas ideas en la cabeza! Seguro que son de aquellos rojos que se exiliaron por motivos políticos…

Volvieron a cogerla por ambos brazos y ella ya no opuso resistencia; empezaba a comprender que los policías solo podían saber todo de ella si alguien hubiese hablado… ¿Algún infiltrado o chivato? No, se negaba a creer aquello… ¿Quizá alguien había caído y no había soportado los interrogatorios? Aunque eso significase que un compañero o una compañera estaría pasándolo mal, prefería pensar eso y no en que fuese una traición…

-Venga, te vienes con nosotros y ya nos contarás más detalles de tu familia cuando lleguemos a tu nueva casa…

¡Un momento! Ya lo tenía; ¿cómo podía haber sido tan tonta? Pero no, no podía ser… ¿Luis y Pablo? ¡No, joder! Son sus amigos, no podía ser eso… Pero en realidad era la única explicación que se le ocurría. Hizo el trayecto en coche en silencio; se enfadaba consigo misma, a veces por pensar eso de sus amigos y otras por haber sido tan confiada.

Al llegar a los calabozos de Sol, recordó el día en que fue con su madre para intentar saber algo de Joel y de Silvia… ¡Qué lejos quedaba todo aquello! Ahora era ella la que estaba siendo detenida; volvió a pensar en sus padres, en cómo se tomarían la noticia de que estaba detenida, en qué les pasaría a ellos… Desde luego, ella no iba a decir absolutamente nada de ellos; nunca había soportado un interrogatorio, ni los golpes, ni nada, pero sabía que por sus padres haría lo que fuese. Solo deseaba que ellos no estuviesen en peligro por su culpa.

La metieron en una celda oscura y fría; apenas podía distinguir nada a su alrededor cuando sintió una mano sobre su hombro.

-No te asustes… Me llamo María y llevo aquí tres días…

-Yo soy Andrea…

No confiaba en ella, quería pero no podía; se sentía sola y perdida y quería poder apoyarse en alguien, pero prefería no contar nada por si acaso aquella chica algo mayor que ella fuera una chivata.

-Sé que al principio cuesta confiar en otra detenida… Mírame –hizo lo que la pedía- ¿Me ves? Yo estoy aquí por mi profesión… -Andrea empezó a entenderla- No soy un peligro para ti; bueno, ni para ti ni para nadie… Cuando están contentos vienen a buscar mis servicios, cuando no, vienen a detenerme…

-¡Qué injusto!

-Este país es así, deberías acostumbrarte…

-¿Por qué lo dices?

-Se te nota el acento extranjero… Igual tus padres son españoles, por eso hablas tan bien el español, pero tienes un acento de fuera que no puedes disimular…

-Soy francesa.

-¿Francesa? ¿De la Francia de París? –Andrea asintió divertida- ¡No sabes la de veces que he soñado con viajar allí! Visitar la torre esa…

-¿La Torre Eiffel?

-¡Esa! –las dos se sentaron en el frío suelo juntas- Cuéntame cosas de tu país…

Durante casi dos horas Andrea estuvo contándole historias de París a una María que se entusiasmaba por momentos. Cuando un carcelero irrumpió en la celda, la risa de María se congeló.

-Tú, niña –dijo señalando a Andrea- levanta.

Andrea se levantó despacio intentando que ese momento se alargara lo más posible; una vez incorporada el guardia la cogió del brazo y la guió hacia una sala algo más amplia que la celda. Había tres sillas, dos estaban ocupadas por policías, uno de ellos era el alto que la detuvo, al otro no le conocía; la hicieron sentarse en la silla libre y empezaron el interrogatorio. Ella no dijo más de lo que había dicho cuando la detuvieron; volvió a afirmar que estaba allí en busca de una exclusiva, que no sabía de qué asamblea ni de qué grupo clandestino la estaban hablando, que era una estudiante francesa, que no podían tenerla allí porque no había hecho nada.


Al cabo de una hora en que ella contestaba a las preguntas de la misma forma, el policía alto que la había detenido empezó a golpearla; primero unos tirones de pelo que, aunque no eran suaves, sí fueron lo más suave que tuvo que soportar. Cuando se cansó de jugar con el pelo, decidió tirarla de la silla para darle algunas patadas en el estómago; Andrea se retorció de dolor pero siguió afirmando lo mismo. Ella estaba aliviada de que se hubiesen olvidado de sus padres; pero pronto descubrió que no era así.

-Ya que no nos quieres contar nada de tus amigos… -el otro policía paró al que la golpeaba- Podrías contarnos algo de tu familia… Ya has comprobado que el Indio es muy impaciente; así que te convendría colaborar con nosotros… ¿Cómo se llaman tus padres?

-Ana y Federico, creo que eso ya lo tienen en mi ficha…

-Respuesta incorrecta… Esos son sus nombres oficiales sí, unos nombres sin nada detrás… ¿Quiénes son tus padres?

El Indio, como le había llamado su compañero, volvió a la carga y no paró hasta que Andrea perdió la consciencia. La devolvieron a la celda llena de sangre y heridas; María intentó tapar las heridas. Más de tres horas después recuperó la consciencia y se alegró de ver a María junto a ella.





Comentarios hacia esta página:
Comentado por:24-11-2011, 19:23 (UTC)
relatosnoa
relatosnoa
Offline

Gracias Rodas!!! Creo que era necesario para Andrea, seguro que sale fortalezida Bueno, Fer y Ali no creo que puedan quedarse lejos si se enteran...

Comentado por rodas, 12-11-2011, 13:28 (UTC):
joer esto no me lo esperaba y como la propia Andrea no lo veía venir Espeo que salga pronto y se pueda saber quien es el maldito/a delator sin que Alicia tenga que hacer acto de presencia y tampoco me fío de Maria



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu página web:
Tu mensaje:

Enlaces de otros Blogs  
  Canal Noaproductions
Videos sobre Fernando Solís
(0 in 1137 out)

Slayer is watching
Blog de Slayer
(0 in 1039 out)

Zona Sara Casasnovas
Blog dedicado a la actriz gallega Sara Casasnovas
(0 in 1239 out)

Relatos Noa 2
Página secundaria de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de la tercera temporada
(0 in 913 out)

Relatos Noa 3
Página secundaria de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de la tercera temporada
(0 in 815 out)

Relatos Noa 4
Página secundario de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de AEPS
(0 in 780 out)

Fer y Ali en AEPS
Canal de dailymotion con videos de Fernando y Alicia en Amar es para siempre
(0 in 1302 out)

Debe quedarse este link aquí?
Entonces inscríbete aquí:
=> Inscripción
 
¿Te ha gustado esta página? ¡Compártelo!  
   
Publicidad  
   
Novedades  
  19/03/17 Nuevo videomontaje: "Fernando & Alicia: "Espantaste a mi dolor"
29/04/15 Epílogo final del relato "Cartas desde el exilio"
20/10/14 Incluido apartado de la entrevista a Sara Casasnovas en el foro Amar en antenas revueltas
13/08/14 Incluido apartado de la entrevista a Carlos García en el foro Amar en antenas revueltas
22/01/14 Actualizada información sobre la encuesta de la web de Amar en Antena 3
08/09/13 Añadidos videos recopilatorios de las mejores escenas de Fernando & Alicia en Amar es para siempre
04/09/13 Añadidas capturas del capítulo 165 de AEPS en http://relatosnoa4.es.tl/
04/09/13 Añadidas escenas de los capítulos 163, 164 y 165 de AEPS
 
Hay 202520 visitantes ¡En RelatosNoa!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=