Fernando Solís & Alicia Peña  
  Home
  Fer & Ali en Amar es para siempre
  Capítulos de Amar es para siempre
  Entrevista a Carlos García en el foro Amar en antenas revueltas
  Entrevista a Sara Casasnovas en el foro Amar en antenas revueltas
  Cartas desde el exilio
  Videomontajes de AEPS
  Reviviendo el pasado
  Siguiendo sus pasos
  => Capítulo I
  => Capítulo II
  => Capítulo III
  => Capítulo IV
  => Capítulo V
  => Capítulo VI
  => Capítulo VII
  => Capítulo VIII
  => Capítulo IX
  => Capítulo X
  => Capítulo XI
  => Capítulo XII
  => Capítulo XIII
  => Capítulo XIV
  => Capítulo XV
  => Capítulo XVI
  => Capítulo XVII
  => Capítulo XVIII
  => Capítulo XIX
  => Capítulo XX
  => Capítulo XXI
  => Capítulo XXII
  => Capítulo XXIII
  => Capítulo XXIV
  => Capítulo XXV
  => Capítulo XXVI
  => Capítulo XXVII
  => Capítulo XXVIII
  => Capítulo XXIX
  => Capítulo XXX
  => Capítulo XXXI
  => Capítulo XXXII
  => Capítulo XXXIII
  => Capítulo XXXIV
  => Capítulo XXXV
  => Capítulo XXXVI
  => Capítulo XXXVII
  => Capítulo XXXVIII
  => Capítulo XXXIX
  => Capítulo XL
  => Capítulo XLI
  => Capítulo XLII
  => Capítulo XLIII
  => Capítulo XLIV
  => Capítulo XLV
  => Capítulo XLVI
  => Capítulo XLVII
  => Capítulo XLVIII
  => Capítulo XLIX
  => Capítulo L
  => Capítulo LI
  => Capítulo LII
  => Capítulo LIII
  => Capítulo LIV
  => Capítulo LV
  => Capíutlo LVI
  => Capítulo LVII
  => Capítulo LVIII
  Capturas de Fernando y Alicia
  Análisis de las escenas
  Recuerdos a Fer y Ali en otras temporadas
  Videos promocionales de Amar
  Fernando & Alicia en el libro de Amar
  Videos Homenaje a Amar en tiempos revueltos
  Encuestas ganadas por Fernando y Alicia
  Las escenas más románticas de Amar
  Las mejores escenas de despedida en Amar
  Los mejores fotomontajes
  Último videomontaje
  Fernando Solís en Flores para Belle
  Fernando Solís en la cuarta temporada
  Videomontajes AETR I
  Videomontajes AETR II
  Videomontajes AETR III
  Enlaces de otros blogs
  Contacto
Capítulo XXXVI

Capítulo XXXVI

 

Crónica desde el silencio, por Alicia Rosales

 

 

Sabemos a qué nos enfrentamos, sabemos el precio que debemos pagar si nos cogen, pero hasta que no pasa no nos hacemos una idea de la realidad.

Debería empezar por el principio; soy española, mis padres se exiliaron por motivos políticos, no os diré dónde he nacido, sería ponérselo demasiado fácil a la policía española… Bien podría haber nacido en Argentina, o en Francia o incluso en México o Chile… El caso es que yo nací en el exilio; mis padres son españoles, siempre lo han sido y, a pesar de que les han echado de su país y de que en él han sufrido mucho, siempre lo serán. Desde pequeña he oído historias que tenían como escenario distintas ciudades españolas; siempre he tenido claras mis raíces aunque nunca pude sentirme española… España significaba para mí el lugar donde mis padres se conocieron, pero también el lugar donde estuvieron presos o donde tuvieron que soportar la represión de Franco.

Hace unos años, tampoco diré cuántos para no desvelar información sobre mí, decidí que debía estudiar en España; necesitaba luchar por la libertad del país de mis padres, necesitaba hacer algo por cambiar las cosas. Desde que llegué a España, hace uno, dos, tres, cuatro, cinco o seis años; he estado ayudando a llevar a cabo acciones contra el régimen, contra la dictadura. Sabemos que por una simple pintada o por convocar una asamblea podemos entrar en la cárcel durante mucho tiempo, o ganarnos una buena paliza. Desde el principio otros compañeros nos lo recuerdan, quieren que sepamos dónde nos metemos, quieren que sepamos los riesgos. A mí nunca me han importado los riesgos, mis padres me educaron en libertad, me hablaron de su lucha, de sus ideales; siempre he creído que la lucha por los ideales es una de las cosas más importantes de las personas. Tus ideales son lo que eres, lo que quieres ser, lo que quieres que el mundo sea; sin ellos estaríamos perdidos. Nunca he soportado quedarme de brazos cruzados ante las injusticias si sé que puedo hacer algo para evitarlo; mis padres quisieron evitar que me implicara directamente, pero esto forma parte de lo que soy.

Podría relatar muchos momentos, podría relatar las historias que he escuchado mientras crecía; pero hoy tengo una historia propia que contar. Una historia que preferiría no haber vivido, una historia que me ha hecho comprender de golpe cómo es mi país, ese país donde a mis padres les negaron su libertad.

Mi historia podría empezar a primera hora de la mañana, a mediodía, a primera hora de la tarde, por la noche o de madrugada… Elegid vosotros el horario, si yo lo escribo estaré dando datos que ayudarían a la policía de mi país a saber quién soy y eso no me conviene… Podría haber pasado ayer mismo o hace un par de años; la fecha no importa porque las consecuencias son las mismas… Incluso podía haber sido hace cuatro o cinco años. Pues bien a esa hora y ese año que habéis elegido vosotros, yo me encontraba, digamos, en un bar cualquiera de cualquier ciudad o pueblo español; estaba esperando a una compañera, pongamos que se llama Carmen, porque tenía que darme la dirección de un compañero que llamaremos Miguel. Miguel nos iba a ayudar a, por ejemplo, imprimir pasquines o incluso nos iba a ayudar a conseguir más miembros en el grupo para poder organizarnos mejor. El caso es que nos iba a ayudar con un asunto de nuestro grupo clandestino; quedaban muy pocos minutos para que Carmen tuviese que llegar cuando tres policías de la brigada político-social se acercaron a mí y con muy malas formas me detuvieron sin ninguna prueba, sin ningún motivo. Pocos minutos después estábamos llegando a los calabozos de la ciudad o del pueblo español en cuestión; yo estaba asustada, era la primera vez que me veía en aquella situación, siempre oí hablar de ello pero nunca lo había vivido en carne propia. Me encerraron en una celda donde había una chica, bien podría ser jovencísima o entrada en años, tampoco daré detalles; ella intentó animarme, durante unos minutos estuvimos acompañadas de nuestras propias historias. Cuando ya me había olvidado del motivo de mi estancia en esa celda, aparecieron unos carceleros que me llevaron a una sala donde estaban los tres policías que me detuvieron. Allí empezó la verdadera consecuencia de luchar por mis ideales, de luchar por una libertad que en España sigue siendo una quimera. No dejaron de preguntarme sobre mi grupo, sobre mis compañeros, sobre nuestras acciones; yo me había inventado una excusa para estar en el lugar de la detención, pongamos que mi excusa fuese que estaba en ese lugar solo porque esperaba a mi amante. La repetí docenas de veces, al ver que no obtenían otra respuesta empezaron los golpes. Primero fueron algunos tirones de pelo, recuerdo que me pareció casi irónico; tres hombres interrogando a una mujer y lo primero que se les ocurre es tirarle del pelo… Pero claro, yo estaba equivocada; la cosa no iba a acabar ahí, cuando se cansaron empezaron los golpes de verdad. Patadas, puñetazos, quemaduras de cigarrillo, golpes contra el suelo… Casi ni recuerdo el orden ni la intensidad; llegó un momento en que dejé de sentir, mis ojos se cerraron y de repente volvía a estar en otro país, Argentina, Francia, México o Chile; junto a mis padres en nuestra casa.


Cuando por fin pude volver a abrir los ojos estaba en la celda junto a esa chica muy joven o entrada en años. Ella estaba cuidándome, intentaba taparme las heridas, que no sangrara más… El resto del día lo pase junto a ella, por la noche apenas dormí nada pero no me sentía sola; ella estaba conmigo, ella me apoyó y, sin conocerme de nada, me dio las fuerzas necesarias para poder sobreponerme a la tortura que había sufrido.

Por la mañana o por la tarde, o incluso por la noche, después de estar pidiendo a gritos que me dejasen llamar a mi abogado, por fin lo conseguí. Cuando por fin pude ver a mi abogado, apenas nos dieron unos minutos; le conté lo que había pasado, lo que me habían hecho al llegar allí… Pero claro, la justicia en España solo existe para unos pocos, de nada servirían todos mis moratones, todas mis heridas aún sangrantes; yo era una agitadora y así me iban a tratar. Aún pasé más tiempo detenida; todo un día, o quizás dos o incluso tres… Aunque después de que mi abogado amenazase con dar publicidad de la tortura a una ciudadana extranjera, pues yo tengo nacionalidad del país donde mis padres se exiliaron, no volví a recibir ningún golpe. De todas formas, los golpes que recibí en mi primer interrogatorio aún estaban frescos y dolían como si me hubiesen vuelto a torturar.

Cuando pude salir de aquellos calabozos de aquella ciudad o pueblo español; sentí que no era la misma que hacía tan poco tiempo había entrado. Había sufrido las consecuencias que tiene pensar distinto en un país que vive bajo una dictadura; a partir de ese momento me he sentido más cerca de mis padres que nunca. Me gustaría no haberlo descubierto nunca, pero si quiero seguir luchando debo saber a qué me enfrento aunque no deseo que ningún otro compañero lo descubra.

En el país de mis padres; en mi país, pensar distinto está castigado con la cárcel, la tortura, el exilio, la indiferencia, el desprecio y, en muchas ocasiones, hasta se castiga con la muerte.

Esta es mi historia, pequeña o grande, no lo sé; pero es una historia real, es la realidad que los españoles estamos viviendo en nuestro país. Me gustaría desde aquí, desde esta oportunidad que tengo, poder haceros llegar un poquito de nuestro día a día; que podáis entender lo que significa la lucha por la libertad en España.

Ojala algún día, dentro de no mucho, pueda cambiar el destino de los españoles, ojala algún día podamos escribir, hablar o pensar sin escondernos detrás de nombres falsos o pseudónimos. Hasta entonces, solo os puedo decir de mí que soy una española cualquiera que quiere poder pensar sin imposiciones. Si os dijese más, le estaría dando a la policía de mi país muchas pistas para saber quién escribe esta crónica… Por todo lo que he escrito, podría volver a acabar en un calabozo y es una experiencia que no quiero repetir por nada del mundo. Aunque también os diré que esa horrible experiencia no hará que mis ganas de luchar desaparezcan; sino al contrario, cada día me reafirmo más en la necesidad de acabar con un régimen que oprime a las personas.

Desde el más absoluto anonimato; gracias por leer mi pequeña historia.

 

 

Fernando acababa de recibir la crónica que su hija había escrito; nada más abrir el sobre leyó con ansias la crónica de Andrea. Muchos sentimientos habían pasado por su cabeza mientras leía aquellos folios; pero uno prevalecía sobre el resto, se sentía muy orgulloso de su hija. En ese momento tuvo la sensación de que, consiguiese lo que consiguiese Andrea en el futuro, nunca podría sentirse más orgulloso de ella que en ese momento. Su hija era una gran mujer, valiente, luchadora, fuerte; había momentos en que le parecía una perfecta mezcla de Alicia y de él. Tenía el aire soñador que le había enamorado de Alicia; pero también tenía el lado realista y luchador de él; tenía la virtud de saber cómo explicar los sentimientos de Alicia, pero también tenía la virtud de saber cómo enfrentarse a momentos duros de él.

Sin perder más tiempo, se pasó por el despacho de Alicia para que leyese la crónica antes de dársela en persona a su amigo. Fernando había conseguido que aceptasen publicar un artículo semanal sobre las acciones del grupo en el que estaba su hija. Alicia terminó la crónica con un nudo en la garganta.

-Fernando… -su voz era apenas un susurro- Yo no sé…

-Te entiendo… A mí me ha pasado lo mismo… Andrea es increíble; es la mejor hija que podríamos tener.

Alicia no podía hablar, asintió a Fernando para mostrarle que estaba de acuerdo con lo que acababa de decir y le abrazó fuerte. Decidió dejar todo el trabajo y acompañó a Fernando a la redacción de “Libération”; juntos entregaron la crónica y juntos volvieron a casa para llamar a su hija y felicitarla por su primer artículo y por saber expresar tan bien todo lo que le había ocurrido.






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu página web:
Tu mensaje:

Enlaces de otros Blogs  
  Canal Noaproductions
Videos sobre Fernando Solís
(0 in 1137 out)

Slayer is watching
Blog de Slayer
(0 in 1039 out)

Zona Sara Casasnovas
Blog dedicado a la actriz gallega Sara Casasnovas
(0 in 1239 out)

Relatos Noa 2
Página secundaria de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de la tercera temporada
(0 in 913 out)

Relatos Noa 3
Página secundaria de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de la tercera temporada
(0 in 815 out)

Relatos Noa 4
Página secundario de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de AEPS
(0 in 780 out)

Fer y Ali en AEPS
Canal de dailymotion con videos de Fernando y Alicia en Amar es para siempre
(0 in 1302 out)

Debe quedarse este link aquí?
Entonces inscríbete aquí:
=> Inscripción
 
¿Te ha gustado esta página? ¡Compártelo!  
   
Publicidad  
   
Novedades  
  19/03/17 Nuevo videomontaje: "Fernando & Alicia: "Espantaste a mi dolor"
29/04/15 Epílogo final del relato "Cartas desde el exilio"
20/10/14 Incluido apartado de la entrevista a Sara Casasnovas en el foro Amar en antenas revueltas
13/08/14 Incluido apartado de la entrevista a Carlos García en el foro Amar en antenas revueltas
22/01/14 Actualizada información sobre la encuesta de la web de Amar en Antena 3
08/09/13 Añadidos videos recopilatorios de las mejores escenas de Fernando & Alicia en Amar es para siempre
04/09/13 Añadidas capturas del capítulo 165 de AEPS en http://relatosnoa4.es.tl/
04/09/13 Añadidas escenas de los capítulos 163, 164 y 165 de AEPS
 
Hay 202520 visitantes ¡En RelatosNoa!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=