Fernando Solís & Alicia Peña  
  Home
  Fer & Ali en Amar es para siempre
  Capítulos de Amar es para siempre
  Entrevista a Carlos García en el foro Amar en antenas revueltas
  Entrevista a Sara Casasnovas en el foro Amar en antenas revueltas
  Cartas desde el exilio
  Videomontajes de AEPS
  Reviviendo el pasado
  Siguiendo sus pasos
  => Capítulo I
  => Capítulo II
  => Capítulo III
  => Capítulo IV
  => Capítulo V
  => Capítulo VI
  => Capítulo VII
  => Capítulo VIII
  => Capítulo IX
  => Capítulo X
  => Capítulo XI
  => Capítulo XII
  => Capítulo XIII
  => Capítulo XIV
  => Capítulo XV
  => Capítulo XVI
  => Capítulo XVII
  => Capítulo XVIII
  => Capítulo XIX
  => Capítulo XX
  => Capítulo XXI
  => Capítulo XXII
  => Capítulo XXIII
  => Capítulo XXIV
  => Capítulo XXV
  => Capítulo XXVI
  => Capítulo XXVII
  => Capítulo XXVIII
  => Capítulo XXIX
  => Capítulo XXX
  => Capítulo XXXI
  => Capítulo XXXII
  => Capítulo XXXIII
  => Capítulo XXXIV
  => Capítulo XXXV
  => Capítulo XXXVI
  => Capítulo XXXVII
  => Capítulo XXXVIII
  => Capítulo XXXIX
  => Capítulo XL
  => Capítulo XLI
  => Capítulo XLII
  => Capítulo XLIII
  => Capítulo XLIV
  => Capítulo XLV
  => Capítulo XLVI
  => Capítulo XLVII
  => Capítulo XLVIII
  => Capítulo XLIX
  => Capítulo L
  => Capítulo LI
  => Capítulo LII
  => Capítulo LIII
  => Capítulo LIV
  => Capítulo LV
  => Capíutlo LVI
  => Capítulo LVII
  => Capítulo LVIII
  Capturas de Fernando y Alicia
  Análisis de las escenas
  Recuerdos a Fer y Ali en otras temporadas
  Videos promocionales de Amar
  Fernando & Alicia en el libro de Amar
  Videos Homenaje a Amar en tiempos revueltos
  Encuestas ganadas por Fernando y Alicia
  Las escenas más románticas de Amar
  Las mejores escenas de despedida en Amar
  Los mejores fotomontajes
  Último videomontaje
  Fernando Solís en Flores para Belle
  Fernando Solís en la cuarta temporada
  Videomontajes AETR I
  Videomontajes AETR II
  Videomontajes AETR III
  Enlaces de otros blogs
  Contacto
Capítulo XXXVII

Capítulo XXXVII

 

Primeros de abril de 1974

 

Era el primer día de clase, Andrea se había ido recuperando poco a poco, hacía dos semanas que había salido de los calabozos y sus heridas habían desaparecido casi por completo. Lo que nunca desaparecería de su mente sería la sensación de miedo que tuvo en esas horas de tortura; esos momentos estaban muy presentes. Por eso estaba nerviosa por volver a clase; seguramente volvería a ver a Luis, el culpable de todo. Ninguno de ellos había hablado con él durante las vacaciones, habían preferido dejar pasar un poco de tiempo para ver las cosas en frío. Acababa de despedirse de Joel, habían desayunado juntos y la había acompañado hasta la universidad; en cuanto entró se encontró con Pablo. Se miraron a los ojos y supieron que tenían el mismo miedo, que estaban pensando en lo mismo.

Entraron a clase muy juntos, ambos tenían el mismo pensamiento: “Ojala Luis no venga”; pero en un instante sus esperanzas de no encontrarse con él se desvanecieron. Estaba sentado en su sitio con la mirada fija en la puerta; en cuanto les vio se levantó, se dirigía hacia ellos cuando entró el profesor y empezó la clase. Al lado de Pablo se había sentado Luis durante todo el curso, pero ese día Andrea ocupó ese lugar; Luis tampoco encontró sitio al lado de Lucía y Mónica, tuvo que sentarse en las últimas filas rodeado de compañeros que solo conocía de vista. Ni Andrea ni Pablo pudieron prestar atención a las palabras del profesor; aunque no volvieron ni una sola vez la vista atrás, sentían la mirada de Luis sobre ellos. Aquella clase se les hizo eterna, no dejaron de mirar el reloj cada pocos minutos; cuando por fin el profesor se despidió, ellos se dirigieron a la cafetería, no tenían fuerzas para aguantar otra clase. En ningún momento creyeron que Luis les seguiría, pero eso fue lo que hizo; a mitad de camino les paró. Ellos intentaron seguir pero Luis se interpuso y no les quedó más remedio que pararse ante él.

-Sé que tenéis que estar cabreados conmigo, pero tengo que explicaros que…

-¡No! Te equivocas; esto no es un cabreo –Pablo no pudo articular palabra pero Andrea necesitaba decirle todo lo que llevaba dentro- ¡Tú nos has traicionado! ¿Cómo lo rebajas a un simple cabreo? ¿Sabes todo lo que he vivido porque tú decidiste vendernos?

-Entiendo que estés furiosa Andrea… Siento mucho que te… Bueno, eso…

-¿Que me torturasen por tu culpa? –no se notaba la rabia que sentía por dentro, lo dijo muy bajito y de manera muy serena- ¿De verdad lo sientes? ¡Qué sorpresa! Yo pensé que los traidores no sentían nada…

-Pero es que estás muy equivocada Andrea… Yo no os he traicionado…

-¡¿Ah no?! –Pablo pudo recuperar el habla- Ni siquiera sé cómo te atreves a intentar quedar libre de culpas delante de Andrea… Que lo hagas conmigo o con cualquiera del grupo, bueno; al fin y al cabo nosotros solo tuvimos que escondernos… ¿Pero con Andrea? ¡Eres un cabrón! No deberías ni mirarla a la cara…

-Sé que me merezco lo que me estáis diciendo; pero no pienso dejaros en paz hasta que me escuchéis… Yo no os vendí por traición o por maldad… La policía me amenazó… Bien sabéis la situación de mi familia; sabéis que mis padres no tienen trabajo, que dependemos de la parroquia de mi barrio… Allí nos dan comida, ellos pagan mis estudios… El cura descubrió que yo tenía relaciones con estudiantes agitadores, como ellos nos llaman… Así que entre él y la policía me amenazaron con dejarnos en la ruina, con no volver a ayudarnos… Por eso tuve que delataros…

-Siento mucho lo que dices; pero eso no cambia nada… No cambia que a mí me hayan detenido, no cambia que me hayan interrogado, no cambia que se interesasen por saber quiénes eran mis padres, no cambia que me torturasen, no cambia que todo el grupo haya estado en peligro… Pero sobre todo, lo que no cambia es que tú, nuestro amigo, nos haya traicionado…

Andrea aparentaba tranquilidad mientras que a Pablo se le veía alterado y a Luis impaciente.

-Andrea… Ojala pudieses ponerte en mi lugar.

-¿Qué? –en ese momento sí se alteró- ¡¿Que yo me ponga en tu lugar?! ¿Y por qué no te pones tú en el mío por un momento? Piensa que estás siendo torturado, que te preguntan una y otra vez por tus compañeros, que cuando se cansan te preguntan por tus padres y sabes que si dices algo de ellos corren mucho peligro… Mientras tanto no dejan de golpearte… ¡Anda, prueba! ¡Ponte tú en el mío!

Dicho esto intentó volver a serenarse; no podían montar un espectáculo en medio de la facultad.

-Está bien, me pongo yo en tu lugar… ¿Sabes lo que hubiese hecho yo? Contárselo a Pablo, decirle que necesito hacer como que quiero entrar en otro grupo para que la policía se quede tranquila y poder decirles que se han negado… O incluso planear algo más allá; informar a los de mi nuevo grupo y planear dar nombres falsos, datos falsos; o hacer una encerrona pero que no acuda nadie y poder decirles a la policía que alguien les dio el chivatazo… ¡Cualquier cosa antes de traicionar a mis compañeros y menos a mis amigos!

Andrea cogió del brazo a Pablo y le arrastró hasta la salida; ya habían aguantado suficiente. Se sentaron en el primer banco que encontraron y trataron de calmarse; a los pocos minutos vieron aparecer a Mónica y Lucía. Después de contarles su encuentro con Luis decidieron entrar de nuevo a clase; no podían permitir que lo que había pasado con Luis les afectase tanto como para cambiar su día a día.

Al final del día, un día lleno de prudencia y evitando más encontronazos, Luis se volvió a acercar a ellos; esta vez estaban también Mónica y Lucía. No les dejó hablar, fue él quien empezó y terminó aquella conversación sin dar oportunidad a que ninguno de ellos interviniese.

-Me voy, lo dejo… Aunque no me creáis yo también estoy jodido por lo que he hecho. Me vuelvo al pueblo de mi padre; no os molestaré más. Espero que algún día podáis perdonarme.

Sin más, les dio la espalda y se alejó con la cabeza agachada; pasaron unos instantes hasta que pudieron reaccionar.

-Por lo menos ha tenido dignidad para no seguir su día a día como si nada…

-No, Pablo, no te equivoques –Andrea tenía una opinión muy distinta- eso no es dignidad… ¡Es cobardía! Vale, puede que le amenazasen, puede que se viese obligado, aunque ya sabéis que yo pienso que siempre pudo buscar otra solución… El caso es que aceptó el chantaje; pero ahora no es capaz de asumir lo que ha hecho… No es capaz de intentar hacerse perdonar, de vivir con la culpa de lo que ha hecho. En vez de enfrentarse a la realidad, decide huir… Eso es lo que yo pienso.

Nadie añadió nada, Andrea lo había dicho con tal convicción que no quedaba nada que decir. Aquella tarde, después de trabajar, quedaron los cuatro para cenar juntos.

 

 

Eran poco más de las diez de la noche cuando Fernando llegó a casa, Alicia llevaba toda la tarde leyendo informes de Enrique; había avanzado bastante. Había podido descubrir que el Sancho del que les habló Manolita era el mismo que había vivido en Murcia; por lo tanto, el que conoció Manolita en el pasado era el primo de Fernando. Estuvo trabajando varios años para distintos periódicos barceloneses e incluso Enrique pudo descubrir que también ayudaba a grupos clandestinos. En el último informe, Montes le comunicaba que su rastro se perdía en Mayo de 1968 cuando decidió ir a París para no perderse los sucesos que cambiarían a la capital francesa. Además, pudo averiguar que no solo estuvo presente, sino que además realizó numerosos reportajes fotográficos, la mayoría para medios franceses. Enrique le decía que había dos opciones; podía viajar él a Francia para seguir investigando, o podía hacerlo ella misma. La última frase del informe le gustó mucho y supo que Enrique la conocía muy bien “Aunque nos hemos visto en pocas ocasiones; sé que te gusta estar presente, colaborar… Si decides que no hace falta que yo viaje hasta París, lo entenderé, no te preocupes”.  Como no podía ser de otra manera, Alicia había decidido investigar ella misma; al terminar de leer todo, escribió a Enrique para contárselo y para preguntarle por dónde debía empezar.

En cuanto oyó la puerta se levantó a guardar todo en el cajón donde guardaba todos los documentos del trabajo; se acercó a Fernando y le besó.

-Buenas noches mi amor.

-Hola Alicia, ¿qué tal el día?

Fernando se sentó cansado en el sofá; había estado todo el día ultimando los detalles para el acto del aniversario de la liberación. Aún quedaban algunos meses, pero prefería dejarlo todo decidido y que nada pudiese salir mal.

-No me puedo quejar… ¿Y tú? ¿Has cenado?

-Sí, no te preocupes, piqué algo en casa de Antonio… Por fin hemos terminado de preparar todo, solo faltan los detalles que no se pueden preparar con tiempo.

-Me alegro… Oye, ¿te has enterado de que Le monde pretende sacar todo un reportaje sobre la crónica de Andrea?

-¿En serio? Si ya decía yo que era muy buena la crónica… Igual se han puesto en contacto con “Libération” mañana a primera hora llamo a mi amigo a ver qué me cuenta…

-¿Te imaginas que quisiesen que Andrea escribiese para ellos?

Fernando soltó una carcajada.

-Joder Alicia; eres igual de impaciente y soñadora que cuando te conocí… -ella también sonrió- Está en primero de carrera; una cosa es que escriba muy bien y otra que de la noche a la mañana se convierta en una gran periodista y que se la rifen…

-Tienes razón, pero siendo soñadora no me ha ido del todo mal ¿no crees?

 

Alicia le dedicó una sonrisa enigmática, ella no se refería solo a su vida en común; en su cabeza no dejaban de estar presentes los familiares que estaba buscando. Deseaba que llegase el momento de contárselo; de hecho, llevaba días pensando que ya podía hacerlo. Pero estaba tan cerca de descubrir algo que debía esperar para poder tener algo preciso que contarle. Fernando no le dio importancia a su gesto pensativo y le propuso irse a descansar; eran días de mucho trabajo y lo necesitaban.





Comentarios hacia esta página:
Comentado por Jackeline, 31-03-2012, 11:35 (UTC):
Noa, qué bueno leerte! El relato estupendo como siempre!
Cuidate, linda!!!
P.D. Y si puedes, me gustaría ver más capturas nuevas



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu página web:
Tu mensaje:

Enlaces de otros Blogs  
  Canal Noaproductions
Videos sobre Fernando Solís
(0 in 1196 out)

Slayer is watching
Blog de Slayer
(0 in 1095 out)

Zona Sara Casasnovas
Blog dedicado a la actriz gallega Sara Casasnovas
(0 in 1292 out)

Relatos Noa 2
Página secundaria de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de la tercera temporada
(0 in 964 out)

Relatos Noa 3
Página secundaria de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de la tercera temporada
(0 in 868 out)

Relatos Noa 4
Página secundario de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de AEPS
(0 in 834 out)

Fer y Ali en AEPS
Canal de dailymotion con videos de Fernando y Alicia en Amar es para siempre
(0 in 1358 out)

Debe quedarse este link aquí?
Entonces inscríbete aquí:
=> Inscripción
 
¿Te ha gustado esta página? ¡Compártelo!  
   
Publicidad  
   
Novedades  
  12/10/17 Nuevo videomontaje: "Fernando & Alicia: Tan posible y tan quimera"
29/04/15 Epílogo final del relato "Cartas desde el exilio"
20/10/14 Incluido apartado de la entrevista a Sara Casasnovas en el foro Amar en antenas revueltas
13/08/14 Incluido apartado de la entrevista a Carlos García en el foro Amar en antenas revueltas
22/01/14 Actualizada información sobre la encuesta de la web de Amar en Antena 3
08/09/13 Añadidos videos recopilatorios de las mejores escenas de Fernando & Alicia en Amar es para siempre
04/09/13 Añadidas capturas del capítulo 165 de AEPS en http://relatosnoa4.es.tl/
04/09/13 Añadidas escenas de los capítulos 163, 164 y 165 de AEPS
 
Hay 212239 visitantes ¡En RelatosNoa!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=