Fernando Solís & Alicia Peña  
  Home
  Fer & Ali en Amar es para siempre
  Capítulos de Amar es para siempre
  Entrevista a Carlos García en el foro Amar en antenas revueltas
  Entrevista a Sara Casasnovas en el foro Amar en antenas revueltas
  Cartas desde el exilio
  Videomontajes de AEPS
  Reviviendo el pasado
  Siguiendo sus pasos
  => Capítulo I
  => Capítulo II
  => Capítulo III
  => Capítulo IV
  => Capítulo V
  => Capítulo VI
  => Capítulo VII
  => Capítulo VIII
  => Capítulo IX
  => Capítulo X
  => Capítulo XI
  => Capítulo XII
  => Capítulo XIII
  => Capítulo XIV
  => Capítulo XV
  => Capítulo XVI
  => Capítulo XVII
  => Capítulo XVIII
  => Capítulo XIX
  => Capítulo XX
  => Capítulo XXI
  => Capítulo XXII
  => Capítulo XXIII
  => Capítulo XXIV
  => Capítulo XXV
  => Capítulo XXVI
  => Capítulo XXVII
  => Capítulo XXVIII
  => Capítulo XXIX
  => Capítulo XXX
  => Capítulo XXXI
  => Capítulo XXXII
  => Capítulo XXXIII
  => Capítulo XXXIV
  => Capítulo XXXV
  => Capítulo XXXVI
  => Capítulo XXXVII
  => Capítulo XXXVIII
  => Capítulo XXXIX
  => Capítulo XL
  => Capítulo XLI
  => Capítulo XLII
  => Capítulo XLIII
  => Capítulo XLIV
  => Capítulo XLV
  => Capítulo XLVI
  => Capítulo XLVII
  => Capítulo XLVIII
  => Capítulo XLIX
  => Capítulo L
  => Capítulo LI
  => Capítulo LII
  => Capítulo LIII
  => Capítulo LIV
  => Capítulo LV
  => Capíutlo LVI
  => Capítulo LVII
  => Capítulo LVIII
  Capturas de Fernando y Alicia
  Análisis de las escenas
  Recuerdos a Fer y Ali en otras temporadas
  Videos promocionales de Amar
  Fernando & Alicia en el libro de Amar
  Videos Homenaje a Amar en tiempos revueltos
  Encuestas ganadas por Fernando y Alicia
  Las escenas más románticas de Amar
  Las mejores escenas de despedida en Amar
  Los mejores fotomontajes
  Último videomontaje
  Fernando Solís en Flores para Belle
  Fernando Solís en la cuarta temporada
  Videomontajes AETR I
  Videomontajes AETR II
  Videomontajes AETR III
  Enlaces de otros blogs
  Contacto
Capítulo XXXVIII

Capítulo XXXVIII

 

Esta será la última vez que escriba en mi diario; hace bastante que no lo hago y no porque no me hayan pasado cosas… Desde febrero no he escrito nada; ya estamos en la segunda semana de abril y creo que es momento de escribir todo lo que me ha pasado y poner punto y final a este diario de exiliada que regresa al país de sus padres. Hay una buena razón para que ya no necesite escribir en mis libretas; pero ese es el final y debo empezar por el principio.

Prefiero empezar por una buena noticia; ya sabemos quién es el primo de mi padre. No le conocemos, ni sabemos dónde está ahora mismo; pero sí sabemos que en el pasado visitó mucho la Plaza de los Frutos. El primo de mi padre es el mismo Sancho del que me habló Manolita cuando me contó historias de la plaza; es curioso que él también se enamorase de una chica que vivió donde mi madre vivió con sus tíos.


Por lo que Manolita nos contó, la relación entre Sancho y Almudena no pudo ser porque el padre de ella no lo permitió. Lo último que saben de él es que se fue a trabajar a Barcelona; esta mañana estuve hablando con mi madre y ella me contó que en el 68 viajó a París para presenciar la revolución de mayo del 68. Ahora es ella quien investigará en París. Mi padre todavía no sabe nada, no quiere contárselo hasta que no les encuentre; si es que lo consigue…

Ahora tengo que escribir algo que me ha cambiado… Creo que era necesario que me pasase, aunque hubiese preferido no conocer esa parte de la lucha. El mes pasado Pablo vino a verme a la redacción para pedirme un favor, quería que hablase con Ricardo para que les aceptase a Luis y a él en el grupo. Sé que debí desconfiar, debí pensarlo dos veces; pero al fin y al cabo eran dos buenos amigos. Hace poco más de dos semanas que pasó todo, creo que nunca podré olvidarlo y eso me gusta; esto me tiene que servir para aprender, para que en el futuro no me vuelva a pasar. Íbamos a convocar una asamblea pero necesitábamos un lugar seguro, el encargado de buscarle fue Luis y yo estaba esperándole para que me diese la información. De repente aparecieron dos policías con la intención de detenerme, traté de ganar tiempo e inventar excusas; incluso llegué a decirles que estaba allí investigando para un artículo… Pero ellos sabían muy bien qué hacía allí así que sin más rodeos me cogieron por los brazos, me subieron al coche y me llevaron a los calabozos de Sol. Al principio me metieron en una celda con María, una chica algo mayor que yo que estaba allí por ejercer la prostitución. Me contó que muchos de los policías eran clientes suyos y que cuando les apetecía iban a buscarla y cuando estaban de mal humor iban a detenerla. Empezamos a hablar de París y, cuando más animadas estábamos, un carcelero entró para llevarme a una sala donde me interrogaron. Al principio solo me preguntaron por mis compañeros, una y otra vez las mismas preguntas y, una y otra vez, yo respondía lo mismo. No sé ni cuántas veces respondí que yo estaba en aquel lugar esperando a una persona anónima que me había prometido una entrevista a uno de los estudiantes que organizan reuniones clandestinas. Cuando se cansaron de oír siempre la misma respuesta, uno de los guardias al que el otro llamó El Indio, empezó a tirarme del pelo, pero ahí no acabó… Al poco rato comenzaron los puñetazos, las patadas… El otro policía le paró, aunque ya se había ensañado bastante… Yo pensé que ya había pasado el mal rato, pero nada más lejos de la realidad; cuando me sentaron en la silla, empezaron otro tipo de preguntas. Querían que les dijese algo sobre mis padres, quiénes eran, a qué se dedicaban… En ese momento fue cuando sentí verdadero pánico, por nada del mundo diría nada de ellos así que sabía que me esperaban momentos muy duros. Otra vez fue El Indio el que, cansado de que respondiese siempre lo mismo, empezó a golpearme. Al principio contaba cada puñetazo, cada patada, cada quemadura; pero llegó un momento en que me fue imposible. En algún momento perdí el conocimiento; lo siguiente que recuerdo es despertar en la celda y tener al lado a María intentando que mis heridas dejasen de sangrar. Aquella noche no dormí nada, pero no me sentí sola gracias a María, estuvimos toda la noche apoyada la una en la otra; aunque tengo que reconocer que la única que necesitó apoyo fui yo. Desde antes de amanecer empecé a chillar, tenía que hablar con Liberto de alguna forma así que necesitaba que me dejasen llamar a mi abogado; pasadas las siete de la mañana pude por fin llamarle. Llegó enseguida y después de contarle lo que había pasado se puso a trabajar para conseguir sacarme de allí. Lo consiguió por la tarde, y fue cuando me enteré de lo que había pasado… Luis nos había tendido una trampa y yo fui quien le abrió el paso a nuestro grupo… Afortunadamente, solo había caído yo y, con la excusa que me inventé, Liberto hizo creer al juez que sus informadores mentían para conseguir beneficios aunque fuese culpando a inocentes. Al llegar a casa llamé a mis padres y lo primero que hicieron fue coger un avión para venir a verme; ninguno de los dos me gritó ni se enfadó, estaban muy preocupados por mí.

Al poco rato de llegar ellos, también llegó Joel; estaba deseando verle y, aunque estaban mis padres delante, no pudimos evitar abrazarnos y besarnos. En seguida me mandaron a la cama, sé que ellos tres se quedaron un buen rato hablando pero yo debía descansar. Al día siguiente comimos los cuatro juntos y mi padre por fin aceptó de buen grado a Joel; aunque quiso decir que era mi novio… En fin, cosas de padres. Además, me contó una idea que había tenido; esa idea es parte del motivo por el que ya no voy a escribir más en mis libretas. Me propuso escribir un artículo sobre lo que me había pasado para que un amigo suyo lo publicase en “Libération”; me pareció buena idea, pero quise consultarlo con mis compañeros. En la reunión Ricardo nos contó que no se podía hacer nada en contra de Luis, que se suponía que se lo había inventado todo así que nadie tendría motivos para vengarse. A todos les pareció buena la idea de mi padre; es más, pensaron que sería bueno que nos publicasen un artículo a la semana. Claro, antes tendríamos que hablar con el amigo de mi padre; desde el principio quisieron que fuese yo la que escribiese. Aunque me encantó la idea, me pareció injusta porque todos tenemos derecho a expresarnos. Al final decidimos que sería yo quien escribiese pero que después lo leeríamos todos y decidiríamos si se cambiada algo o no.

Mi padre habló con su amigo y consiguió que aceptasen publicarnos un artículo semanal; hace unos días que la crónica en la que relato lo que viví se ha publicado en Francia. Mis padres me han contado que ha sido muy comentado y que incluso en Le Monde han estado interesados.

Esta es la razón por la que no voy a seguir con mi diario; mi idea era dejar constancia de lo que vivía en España en la clandestinidad, y eso voy a hacerlo en los artículos que escriba. Así que estos diarios ya no tienen sentido.

Aunque antes de terminar, tengo que contar el final de la traición de Luis… Él ha decidido dejar la universidad e irse al pueblo de su familia. El primer día de clase después de las vacaciones Luis quiso hablar con nosotros pero no había nada que explicar, por mucho que le amenazasen siempre pudo habernos avisado. Le obligaron a informar sobre el grupo pero bien podía habernos dicho algo para, aunque él diese información, no acudir a la cita. Se ha ido y así ha acabado nuestra amistad.

 

 

Jueves 25 de abril de 1974

 

Para Andrea es un día cualquiera, se levanta a la misma hora de siempre, desayuna en El Asturiano y se dirige al periódico antes de irse a la facultad. Todavía ignora que no muy lejos de España está ocurriendo algo que cambiará la vida de los portugueses; pero sus padres ya están al tanto. A eso de las cuatro de la madrugada Fernando recibió una llamada de un compañero para decirle que, aunque todavía todas las informaciones eran confusas, se sabía que en Portugal habían dado un Golpe de Estado y había que estar pendientes. También Alicia se enteró en ese momento y ambos empezaron su día a esas horas porque no podían volverse a dormir como si tal cosa. Andrea está entrando ahora en la redacción y nota el desconcierto y la angustia de todos; por fin, es su jefe el que la pone al corriente. En la redacción tampoco saben a ciencia cierta qué ha pasado; así que decide llamar a sus padres por si ellos saben más. En casa nadie coge el teléfono así que supone que ya están enterados; llama al despacho de Alicia y habla con ella.

-Hola mamá, ¿qué tal?

-¡Andrea! ¡Qué alegría! No sabes qué día llevamos… Y eso que son apenas las diez de la mañana… Supongo que ya te has enterado…

-Sí, estoy en el periódico y me lo han contado, aunque no hay muchos datos. Un redactor ha salido a primera hora de la mañana para Portugal, solo podemos esperar noticias… ¿Vosotros sabéis algo más?

-No, todo son noticias confusas y que se contradicen entre sí, pero parece ser que el golpe lo han dado soldados jóvenes cansados de la situación y que… Aunque parezca imposible, está siendo pacífico.

-¿De verdad? ¡Cómo me gustaría estar allí para verlo!

-¡Andrea! ¡Estás loca! Deja de soñar despierta, esa no es tu guerra; admito que, si es cierto lo que se rumorea, siento envidia de los portugueses… Pero debemos saber que mientras no haya nada claro nosotros no podemos hacer nada… Hace un rato le he dicho lo mismo a tu padre… ¡Vaya dos patas para un banco! Os enteráis de una revolución o golpe o como lo queráis llamar y lo único que se os ocurre es que os gustaría estar allí…

-Bueno, entonces no es que esté loca, es que tengo a quien parecerme ¿no?

Andrea consigue sacar una sonrisa a una Alicia preocupada por su marido y su hija; sabe que les cuesta quedarse al margen de lo que pasa y eso le angustia.

-Será eso… Hija, deberías ir a clase, las noticias sobre lo que está pasando tardarán en llegar y tú tienes obligaciones. Si sabemos algo más te llamaremos.

-Sí, ahora iba a ir… Mamá, procura que papá se mantenga al margen… No me gustaría que por intentar ayudar le pueda pasar algo o se ponga en el punto de mira para la policía española después de tantos años…

-No te preocupes, él sabe lo que tiene que hacer y además… Aunque quisiera, no le dejaría que se involucrase.

-Bueno, hablamos luego, un beso.

-Adiós Andrea, cuídate.

 

 

Andrea se dirige a la facultad, no falta a ninguna clase pero en realidad poca atención presta a lo que dicen hoy los profesores; su cabeza está en Portugal, le gustaría saber lo que está pasando de primera mano y sueña con poder ser uno de los periodistas que estuviesen allí para contarle a toda España lo que ocurre en el país vecino.






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu página web:
Tu mensaje:

Enlaces de otros Blogs  
  Canal Noaproductions
Videos sobre Fernando Solís
(0 in 1196 out)

Slayer is watching
Blog de Slayer
(0 in 1095 out)

Zona Sara Casasnovas
Blog dedicado a la actriz gallega Sara Casasnovas
(0 in 1292 out)

Relatos Noa 2
Página secundaria de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de la tercera temporada
(0 in 964 out)

Relatos Noa 3
Página secundaria de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de la tercera temporada
(0 in 868 out)

Relatos Noa 4
Página secundario de esta en la que se incluyen el resto de las capturas de los capítulos de AEPS
(0 in 834 out)

Fer y Ali en AEPS
Canal de dailymotion con videos de Fernando y Alicia en Amar es para siempre
(0 in 1358 out)

Debe quedarse este link aquí?
Entonces inscríbete aquí:
=> Inscripción
 
¿Te ha gustado esta página? ¡Compártelo!  
   
Publicidad  
   
Novedades  
  12/10/17 Nuevo videomontaje: "Fernando & Alicia: Tan posible y tan quimera"
29/04/15 Epílogo final del relato "Cartas desde el exilio"
20/10/14 Incluido apartado de la entrevista a Sara Casasnovas en el foro Amar en antenas revueltas
13/08/14 Incluido apartado de la entrevista a Carlos García en el foro Amar en antenas revueltas
22/01/14 Actualizada información sobre la encuesta de la web de Amar en Antena 3
08/09/13 Añadidos videos recopilatorios de las mejores escenas de Fernando & Alicia en Amar es para siempre
04/09/13 Añadidas capturas del capítulo 165 de AEPS en http://relatosnoa4.es.tl/
04/09/13 Añadidas escenas de los capítulos 163, 164 y 165 de AEPS
 
Hay 212239 visitantes ¡En RelatosNoa!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=